La brecha de precios del campo a la góndola aumentó considerablemente

267

La brecha de precios entre lo que paga el consumidor y lo que recibió el productor por los alimentos agropecuarios sufrió un incremento del 2,9% durante el mes de julio frente a junio.

Este los productos se vieron más afectados por el incremento en las brechas de precios se encuentran la pera, la berenjena y la carne de pollo, todas con fuertes bajas en los precios al productor.

De los 25 productos relevados, en 13 de ellos se ampliaron las brechas, mientras que en los otros 12 se acortaron, según datos del Índice de Precios en Origen y Destino de Productos Agropecuarios (IPOD) que realiza mensualmente la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

En ese sentido, se registró que el IPOD agrícola bajó 0,2%, llevando su desigualdad a 5,47 veces, que resulta 13,9% menor a la del mismo mes del año pasado; mientras, el IPOD ganadero subió 8,7% en el mes, a 3,89 veces.

Lea también Hernán Lacunza aseguró que el valor del dólar “permite ser competitivo”

Se incrementó la brecha de precios

Entre los productos con mayores disparidades durante el mes de julio se encuentran aquellos orientados al mercado externo: la pera, cuyo valor se multiplicó por 11 veces; el limón, con una multiplicación de 10,6 veces; la naranja, 9,2 veces; y la manzana roja, 8,0 veces.

A su vez, los alimentos que pasaron este mes al rango de brechas altas, se encuentran la lechuga, 6,9 veces; el arroz, 6,6 veces; y el pimiento rojo, 6 veces.

Mientras que los productos que registraron una menor desproporción durante el mes fueron: la frutilla, cuyos costos desde que salieron de la chacra apenas se multiplicaron por 1,94 veces logrando una brecha baja, seguida por el tomate, 2,34 veces; el huevo 2,45 veces, y la papa, 2,82 veces.

Por su parte, la carne de pollo registró una suba de brecha. De este modo, la diferencia pasó de 2,39 en junio a 3,3, subiendo 0,9 veces (38,1%). La variación en ese alimento, que suele destacarse por ser uno de los de menor desproporción del mercado, se da por dos cuestiones: por un lado, un aumento de casi 20% en el importe de góndola, y por otro, una caída de 13% en los desembolsos al productor.

Sobre lo que sucedió en la góndola, la suba responde al propio proceso inflacionario general de la economía, mientras en los pagos al productor, la caída responde a una estabilización del valor: en mayo había llegado a los $43, monto demasiado alto para el mercado.




2 thoughts on “La brecha de precios del campo a la góndola aumentó considerablemente

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *