La campaña #WhereIsMyName revoluciona las redes en Afganistán

19

Afganistán-. En Afganistán, por tradición o conservadurismo, los nombres de las mujeres suelen omitirse en las lápidas o en las tarjetas de invitación, en su lugar son sustituidos por “esposa de” o “hija de”, pero una campaña en internet lucha por devolverles la identidad. 

Bautizada #WhereIsMyName (dónde está mi nombre) y lanzada por un grupo de jóvenes afganas, esta iniciativa se encuentra destinada a combatir un patriarcado que se remonta a siglos atrás.

“Decidí participar ya que realmente quiero ver un cambio. Estoy cansada de observar que vivimos en la época medieval, cuando estamos en el siglo XXI”, explicó a la agencia AFP una de ellas, Tahmina Arian, de 26 años.

La campaña inició en julio en la ciudad de Herat, cuando unas mujeres subieron a Twitter y a Facebook varios comentarios, así como fotografías acompañadas del hashtag “WhereIsMyName.

Otras cientos siguieron sus pasos, así como hombres que se animaron a publicar los nombres de sus esposas. Algunos artistas de Afganistán se sumaron al movimiento, con gran eco en los medios de comunicación.

La semana pasada, Kabul acogió un encuentro sobre este tema en donde participaron un ministro, decenas de mujeres y varios expertos.

‘Tenemos que romper todos juntos un tabú. Queremos que nuestras mujeres conozcan su derecho fundamental de llamarse por su nombre, de poseer su propia identidad”, explicó Tahmina Arian, una de las participantes en el evento.

Sabira Madady, una estudiante de 20 años, cuenta que tuvo que solicitar varias veces a un profesor que la llamara usando su nombre, a lo que él se negaba.

Me siento mal cuando alguien me llama por otro nombre, como si no fuera una persona. La sociedad percibe que pertenezco a otro”, declaró.

En lagunas zonas rurales con un nivel educativo bajo, los hombres llaman a las mujeres con una palabra que significa “cabeza negra”.

[pullquote]La semana pasada, Kabul acogió un encuentro sobre este tema en donde participaron un ministro, decenas de mujeres y varios expertos[/pullquote]

Los defensores de los derechos humanos insisten en que el tema del nombre demuestra hasta qué punto la población femenina está relegada a un segundo plano y se le considera propiedad de los hombres.