La Celeste con la moral alta

90

La selección de Uruguay ha retornado de Mendoza, y ya ha entrenado en suelo uruguayo preparando el partido contra Paraguay de la próxima jornada de eliminatorias. A pesar de la derrota con Argentina, aún existen ánimos para sonreír.

Un tropezón casual no es para nada una caída, esa es la idea que se afianza desde ya en la mente de los futbolistas de la selección nacional de Uruguay luego del partido con Argentina.

El plantel completo ya regresó de la ciudad de Mendoza, y ha tomado descanso en el Complejo Celeste, tanto los mismos jugadores como todo el cuerpo técnico se han visto en el entrenamiento desarrollado en la cancha número 1 con buena cara y con un muy buen ánimo, fuertes y con ganas de reponerse de este derrota ante la albiceleste.

Los jugadores titulares de la selección han realizado trabajos que incluyeron algunos sin pelota y solamente regenerativos tras el partido anterior junto al profesor Sebastián Urrutia. Dichos trabajos se basaron en trotar, primero un trayecto muy corto y luego en otro mucho más extenso que terminó en estiramiento.

No existen dudas de que la derrota ante Argentina fue muy dura por la manera en que sucedió y por el hecho de no poder haber rescatado ni un solo punto en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza.

Aún así esto no parece haber calado muy hondo en la mente de los jugadores que ya se han cambiado el chip, y  ahora solo se enfocan en su siguiente rival que es Paraguay que llega a Montevideo tras una muy buena victoria ante su similar de Chile por 2 golas a 1.

El partido del próximo día martes no se puede considerar para nada a la ligera,  pero antes de que la totalidad de los jugadores se marcharan rumbo a sus casas, ya que tendrán el tiempo libre hasta la tarde de hoy donde luego deberán volver al Complejo Celeste a continuar con la convocatoria con miras a ese transcendental partido.

Uruguay aún se mantiene en los puestos de punta de la clasificación rumbo a Rusia 2018. Estos siguientes tres puntos pueden ser fundamentales para los charrúas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *