La ciudad de Chicago demandó a gobierno de Trump

86

Chicago (EE.UU).- Este lunes la ciudad de Chicago demandó a la administración de Trump por imponer nuevas políticas que retendrían el dinero de las llamadas ciudades santuarios, que niegan el acceso a los funcionarios de inmigración estadounidense a las cárceles locales.

La demanda, presentada ante una Corte Federal de los EEUU, señaló que las políticas federales obligan a Chicago, la tercera ciudad más grande del país, a elegir entre sus derechos constitucionales y el financiamiento, para la aplicación de la ley.

“Estas nuevas condiciones también se oponen a una política de larga data de la ciudad que promueve la cooperación entre la policía local y las comunidades de inmigrantes”, se lee en la demanda.

No existe una definición establecida para las ciudades santuarios, pero son aquellas que en EEUU ponen en práctica políticas para limitar su colaboración con las autoridades federales de inmigración.

Una de las promesas de campaña anunciadas por el actual presidente Trump fue que “se acabarían con las ciudades santuarios”, y las que no colaboren “no recibirán más dinero de los impuestos”.

Las políticas de Trump incluyen el requerimiento de que las agencias policiales locales les informen a las autoridades federales, con 48 horas de antelación, antes de liberar a cualquier persona que esté siendo buscada por violaciones de inmigración.

También se estipuló que los oficiales del Departamento de Seguridad Nacional deben tener acceso a cualquier instalación de detención para identificar a extranjeros e indagar en sus estatus migratorios.

El alcalde demócrata de la ciudad, Rahm Emanuel, señaló que la ciudad presentaría la demanda contra una campaña de inmigración lanzada por el gobierno del presidente republicano, y que Chicago jamás renunciará a su estatus de ciudad que les da la bienvenida a los inmigrantes.

“Estamos presentando esta acción legal debido a la que la retórica, las amenazas de esta administración encarnadas en estas nuevas condiciones impuestas a fondos de subvenciones de seguridad pública, están generando una cultura y un clima de miedo”, dijo el asesor jurídico de Emanuel, Ed Siskel.

En marzo, el fiscal general Jeff Sessions anunció que todas las ciudades deberían cooperar plenamente con la Agencia para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE).

Hace dos semanas les dio un ultimátum: permiten que agentes migratorios entren a sus cárceles para retener inmigrantes, o dejarán de recibir fondos federales para programas de justicia criminal.