viernes, septiembre 17, 2021
InicioInternacionalesLa complicada situación de Hollande

La complicada situación de Hollande

Francia- François Hollande enfrenta duras derrotas políticas. Dio marcha atrás con una reforma constitucional para quitarle la nacionalidad a personas acusadas de terrorismo y hoy se lleva a cabo la mayor protesta social en su contra.

«He decidido poner fin al debate constitucional pero no me desviaré de los compromisos que he tomado para asegurar la seguridad del país» aseguró el mandatario francés a los medios. Asimismo, expresó que las actitudes de la oposición sobre las reformas constitucionales son «deplorables».

El proyecto de reforma llevado adelante por Hollande y su primer ministro Manuel Valls, consistía en remover la nacionalidad a aquellas personas que fueran acusadas de terrorismo. La medida tenía un tinte simbólico más que práctico. Sin embargo causó gran descontento entre los partidos de izquierda y el mismo socialismo, al cual pertenece el presidente francés. Tal fue el desacuerdo que incluso su Ministra de Justicia Christiane Taubira decidió renunciar a su puesto. 

Hollande y Valls presentaron el proyecto poco después de los atentados en el Club Le Bataclan el pasado mes de noviembre, buscando así reforzar las medidas de seguridad en Francia. Pero ambos se encontraron con un rechazo generalizado, ya que al principio, el proyecto de reforma le quitaría la nacionalidad a cualquier persona involucrada en los atentados, pudiendo dejar así a individuos apártidas. La modificación a este punto llegó poco después, intentando aplicarse solamente a quienes tuvieran doble nacionalidad. El debate se dio principalmente porque de ser aprobada la reforma para los que tuvieran doble nacionalidad, se generarían estratos sociales de franceses de primera y segunda categoría.

Este proyecto buscaba también integrar a la Constitución el régimen de estado de emergencia, punto que los diputados habían considerado como acertado. Lo cierto es que Hollande se ganó sus buenos dolores de cabeza por un proyecto que no cambiaría las cosas radicalmente. La extracción de nacionalidad a los acusados de terrorismo es básicamente imposible de aplicar, ya que los casos son mínimos. Por otro lado, el estado de emergencia propuesto por Hollande y Valls no es muy distinto al que rige en la actualidad.

Por el fracaso de esta iniciativa, el presidente socialista culpa a la derecha. Es por eso que Bruno Leroux, presidente del socialismo en la Asamblea Nacional, dijo que «La oposición ha decidido que no habrá ninguna revisión constitucional durante esta legislatura. No ha sabido tener en cuenta la situación del país y lo lamento porque hemos dados pasos en favor de la derecha y hemos logrado unir a una mayoría de tres quintas partes de la Asamblea. Nosotros hemos sabido superar las divisiones políticas, es el Senado el que no ha sido capaz de hacerlo».

El partido de Los Republicanos, liderado por el ex presidente Nicolas Sarkozy expresó sus pareceres luego de que Hollande decidiera dar un paso al costado y abandonar el proyecto de reforma constitucional.

En declaraciones a la prensa, Sarkozy explicó que: «Le dije que estábamos dispuestos a votar por la retirada de nacionalidad para los ciudadanos con doble nacionalidad pero él se enredó con las múltiples combinaciones de la izquierda». El ex mandatario también afirmó que el fracaso del proyecto fue culpa de Hollande, quien creó las condiciones para que esto sucediera así. También asestó un comentario duro para el actual presidente: «A fuerza de prometer todo y nada con sus mentiras, François Hollande condena el país al inmovilismo«.

Como si todo esto no fuera suficiente para la abultada lista de problemas del presidente Hollande, se sumó hoy otra situación complicada. Más de 1 millón de personas se organizaron en 260 manifestaciones que salieron a las calles para repudiar otra de las reformas propuestas por el gobierno socialista: la reforma en el código laboral.

Las medidas de protesta han frenado el tránsito en todo el país, la producción en distintas fábricas y han causado la imposibilidad de concurrir a las escuelas y diversos institutos educativos.

Ciudadanos, sindicatos y estudiantes se han unido en las calles para repudiar en conjunto la reforma de Hollande que ha dado pie a una enorme flexibilización laboral y vulneración de los derechos de los trabajadores.

Un 24,2% de los empleados ferroviarios se unieron a la masiva concentración y es por ello que varios trenes de alta velocidad no funcionaron en el día de hoy. Lo mismo sucedió con los subtes y un tercio de los vuelos se vieron suspendidos por la adhesión a la huelga de tripulaciones y trabajadores del aeropuerto. Diversos hospitales también se sumaron a la huelga general.

Los disturbios comenzaron temprano en la mañana con varios enfrentamientos entre ciudadanos protestando y la policía, que recurrió al gas pimienta para reducir a los manifestantes, así como también al uso de gases lacrimógenos para dispersar la concentración.

Según informa el diario español El País, en París once escuelas no abrieron hoy sus puertas. La torre Eiffel se mantuvo cerrada hoy para los turistas, al igual que el palacio de Versalles.

Luego de las protestas anteriores, se consiguieron algunas modificaciones en la reforma presentada por la Ministra de Trabajo Myriam El Khomri. Sin embargo, lo que busca la población francesa es que la reforma sea eliminada por completo, ya que la misma pretende que Francia salga del paro a costa de la precarización laboral de toda la sociedad.

Aunque las manifestaciones son multitudinarias, Valls se mantiene firme y asegura que el proyecto va a continuar, ya que es la única forma de crear empleo y generar una mejor competitividad en el mercado. La CGT ha respondido a estas declaraciones diciendo que facilitando el despido no se puede fomentar nunca la creación de puestos de trabajo.

Hollande, quien se sabe desea presentarse a las elecciones el año próximo, cuenta ahora con un bajo nivel de aceptación entre los franceses. Las medidas de ajuste, que paradojicamente provienen de un gobierno socialista, han generado un descontento social masivo, que pudo ser apreciado en el día de hoy durante las manifestaciones.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments