Opinión

La democracia y lo simbólico en la transición

No son tiempos fáciles aquellos de transición, especialmente para los que gobernaron por cierto tiempo y deben irse. En realidad, no debería ser así y en general, la historia Argentina con sus altibajos, ha tenido buenos traspasos de mando en los que se regía por la caballerosidad y el respeto mutuo entre las partes.

La elección que dio por ganador a Mauricio Macri de “Cambiemos” planta sin dudas un nuevo paradigma en la política argentina. Puede gustar más o menos pero el hecho que no gobiernen en el país ni peronistas ni radicales -puros- es una novedad casi insospechada hasta hace pocos meses.

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner tuvo sus altibajos -a veces demasiado pronunciados como en los últimos dos años de mandato- pero si de algo se encargó la misma presidenta es de -desde su dicción- defender la democracia en todos los aspectos posibles. De aquí podría enumerar una gran cantidad de hechos en los que esto no ocurrió y básicamente se atacó la misma, pero no tendría un sentido más que ser opositor al gobierno saliente por el mismo hecho de serlo.

Me quedaré con uno de los puntos más salientes que en unos años resaltarán entre los tratados por Cristina Fernández y sus gobiernos: los medios de comunicación. Éstos, sin dudas, estuvieron en la agenda pública a partir de 2008 ininterrumpidamente.

Si bien el gobierno kirchnerista realizó grandes e increíbles transformaciones en los medios públicos en cuanto a lo tecnológico y además, puso en el foco el poder de los grandes medios concentrados de Argentina; falló en uno de los puntos más importantes de la democracia: la comunicación presidencial. No se entiende cómo un presidente no brinda conferencias de prensa, ni entrevistas en los medios. Especialmente cuando analizamos la relevancia y visibilidad que este mismo gobierno les dio. Sin dudas, será, un punto considerable a mejorar por el presidente electo.

[pullquote]”Cambiemos” planta sin dudas un nuevo paradigma en la política argentina. Puede gustar más o menos pero el hecho que no gobiernen en el país ni peronistas ni radicales -puros- es una novedad casi insospechada hasta hace pocos meses.[/pullquote]

Pero yendo a lo me propuse escribir, la transición de mando fue enteramente un papelón. Que el gobierno saliente no haya querido darle la banda presidencial a Mauricio Macri es totalmente anti-democrático e inédito en nuestro país, además de repudiable por donde se lo mire. De igual manera, los caprichos de “Cambiemos” para que se haga en las condiciones que solamente ellos deseaban lo es también. A su vez, impulsar una medida cautelar para que Cristina termine su mandato antes y entregarle el país por 12 horas a Pinedo es de la misma manera, algo para ponerse en contra.

Sin dudas, en esta semana, nuestra democracia perdió por donde se la mire. La mayoría de los que queremos al país y no tenemos fanatismos ciegos por ningún partido, deseábamos que la transición sea ordenada, tranquila y con todos los partidos políticos -hayan ganado o perdido- festejando una nueva conquista democrática que tanto nos costó en el pasado. Pero no, los egoísmos y las ansias del poder hasta el último minuto nos privaron de una ceremonia acorde y que refuerce la tan vapuleada unión argentina.

Esperemos que el próximo traspaso sea más ordenado y plural, especialmente si se da entre dos partidos diferentes. La alternancia en el poder alimenta la democracia y muchas veces, sanea. Lógicamente, en este análisis no se pone en foco las políticas a tomar por el nuevo gobierno, que sería hasta el momento hacer futurología.

Lo simbólico en esta transición pasó desde Michetti cantando la canción de Gilda y Macri bailando en el balcón de la Casa Rosada hasta Cristina Fernández de Kirchner viajando en clase turista a Santa Cruz. Sería sano, también, que lo simbólico sea puesto a un lado y el próximo traspaso de mando sea como lo es en todo el mundo.

Marketing Digital Experience

Victor Rodríguez Herrero

Licenciado en Comunicación Social. Redactor y editor de SegundoEnfoque.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close