jueves, septiembre 23, 2021
InicioSocialLa dura historia de Alika, esclava sexual durante más de 20 años

La dura historia de Alika, esclava sexual durante más de 20 años

Córdoba.-  Alika Kinan, oriunda de Córdoba capital tiene una historia de vida muy dura y cruel. Desde que era una niña  padeció maltratos físicos y psicológicos. Viene de una familia violenta, en todos los sentidos posibles: padre golpeador y explotador, madre explotada y así sigue la lista familiar. Su tío tenía un cabaret y su padre un bar, su madre pasó de ser clienta a su mujer. Alika piensa que todo ese contexto fue crucial para lo que la vida le deparó. Con tan sólo 14 años fue violada por un conocido. A los 15, ya en Buenos Aires por la separación de sus padres tenía que cuidar a su hermanita de 9.  Su familia le dio la espalda y  tuvo que volver a Córdoba con tal de poder ayudar a su hermana. Una amiga le sugiere ir a un departamento privado llamado “Aries”: “Parecía la única escapatoria” dice la mujer. Primero un cliente, luego otro y así sigue la lista interminable. Sólo obtenía el 40% de lo que le pagaban. Como Alika era menor, y la policía rondaba, va hacía el sur-Ushuaia– donde la red funcionaba, allí el lugar era “El Sheik”: “Me sacaban la mitad de la plata, con lo que quedaba pagaba el colegio a mi hermana, clases de inglés, computación, ropa, comida”.

Tiempo después un cliente la lleva de vacaciones a Barcelona, queda embarazada y se casa. Aunque parecía que el calvario de Alika hacía llegado a su fin, todo lo contrario. El pasado oscuro vuelve a aparecer. Su marido era un violento, la sacudía a golpes. La explotaba, ella trabajaba para que él le quite el sueldo. A escondidas decide vender sus propios óvulos para mantener a sus tres nenas y darle plata a su hermana, que también estaba en España.

Alika soportó todo lo que podía haber soportado, hasta que un día dijo basta. Ese límite llegó cuando su hija mayor fue golpeada por su propio padre hasta sangrar. Como sus hijas nacieron en España sacarlas del país sería ilegal. Vuelven a Argentina pero las cosas no funcionaron. Todo empeora y regresa a trabajar al sur, donde en Octubre de 2012 allanan el “El Sheik” y pasa a ser considerada una “victima de trata”.

Aunque ella no se consideraba así, con ayuda pudo reconocer que así era, y ahora poder reclamar: “Me hicieron ver mi vulnerabilidad, el abandono, la explotación, de cómo pasé de una violencia a otra”

Con una nueva pareja tiene dos hijos más e intenta tener, dentro de la medida de lo posible, una vida normal. Alika quiere y necesita trabajar. Aunque su marido trabaja el dinero no alcanza,  tienen cinco hijos para mantener. Ella trata de obtener una reparación como víctima de explotación sexual, que el estado la ampare. Está en todo su derecho de reclamar lo que le corresponde. Hoy a sus 38 años habla cuatro idiomas y empezó a estudiar Sociología en la Universidad. Alika no quiere que su historia sea sólo una mala experiencia de vida, es por eso que formó una fundación para poder ayudar a las víctimas de trata. Con el terreno que le dio la municipalidad-sólo de palabra- pretende construir su casa y la sede de su fundación.

Recibió el apoyo de Manos Abiertas y junto a ellos armó el Instituto de Género Sapa Kippa (sangre de mujer). Pretende ayudar y apoyar a otras víctimas junto a un grupo de psicólogas. “Es muy difícil. Ninguna ve la salida y sin ayuda están destinadas a fracasar”.

Mail: sapakippa@gmail.com

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments