La experiencia de Nadal se impuso ante el joven Zverev

97

Melbourne, Australia.- Nadal sale con el puño cerrado y rugiendo tras cinco largos sets ante el adolescente mejor rankeado de la ATP, el alemán Alexander Zverev.

El abierto australiano nos regaló una de esas madrugadas en las que vale la pena desvelarse, dejándonos una resaca de tenis del más alto nivel.

El juego comenzó de manera eléctrica y Zverev nos regalaba un par de pinceladas que le hacían llevarse el primer set 6-4. Nadal inmediatamente respondía con un contundente segundo set que se llevó 6-3. Las chispas empezaron a salir en el tercer set, el cual se tuvo que ir a tie break.  Finalmente tras quebrarle el servicio al toro, el alemán se llevaba el set el cual lo gritaba como si hubiera ganado el partido y no era para menos.

Rafa estaba tratando de llevar el ritmo del partido a donde mejor le convenía, es decir puntos largos que mantenía con su slice profundo de derecha y cuando veía la oportunidad metía su revés agresivo ya característico del español, que en algunas ocasiones le daba dividendos. Del lado contrario, Zverev no tenía problema en dejar tomar la iniciativa a su contrario. Él se plantaba en su gran juego de saque que demostró desde el principio y un gran arsenal de recursos para sacar cualquier cantidad de tiros ganadores, sin embargo esto iba contrastado con una buena cuota de errores no forzados.

[pullquote]La única incógnita es saber qué pasará cuando se enfrente a un rival con suficientes piernas para resistir el juego profundo que le gusta ejecutar [/pullquote]

La paciencia fue lo que le rindió frutos a Nadal, en ningún momento se le notó desesperado o subiendo a la red apresurado por cerrar el partido. Quebrando dos veces el saque del alemán, Rafa tenía en la bolsa un elemental cuarto set. El joven de 19 años nos enseñaba una garra tremenda, sin embargo no le alcanzó para concretar el acto heroico que estaba buscando lograr venciendo al número 9 del mundo.

El último set fue una cátedra de experiencia del rey de la arcilla. Estando abajo 1-3 Alex se había quedado sin piernas, se le notaba un semblante fatigado y movía su pierna izquierda en clara señal de un calambre que estaba sufriendo. En contra de toda expectativa la joven promesa pudo terminar el juego después de cuatro largas horas de tenis bajo el intenso rayo del sol. Nadal supo llevar el juego a buen puerto, llevando de lado a lado a su rival. Los primero tres sets parecía que no le afectaba este ritmo de juego al alemán, no fue hasta el cuarto que le empezó a cobrar factura el intenso ritmo de juego que se estaba dando.

Zverev gana más de lo que pierde, tras esta derrota. Demostró que a sus 19 años está para grandes cosas, estos escenarios son cosas que no se pueden replicar en los entrenamientos. No olviden el nombre Alexander Zverev que vamos a estar escuchando mucho de él un futuro próximo.

Por parte de Rafa, acabó mostrando jerarquía y un potencial físico envidiable. La única incógnita es saber qué pasará cuando se enfrente a un rival con suficientes piernas para resistir el juego profundo que le gusta ejecutar. Se extrañan sus característicos tiros laterales, su drive con la izquierda en movimiento y sobre todo su iniciativa para ir a tomar la red. Definitivamente si quiere trascender en este torneo necesitará recuperar esos buenos hábitos ofensivos a los cuales el toro nos tenía acostumbrados.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *