lunes, octubre 25, 2021
InicioDeportesLa fiesta que no pudo ser

La fiesta que no pudo ser

Buenos Aires.- Estaba todo preparado para ser una fiesta. Un partido histórico que pocas veces se repitió en un marco tan importante como lo es la Copa Libertadores. Sin embargo, hubo un invitado que no se quería perder un partido de estas características: la violencia.

Luego de un muy buen primer tiempo por parte del grupo dirigido por Marcelo Gallardo, lograban mantener la ventaja conseguida en el partido de ida en el Monumental y mostrar una superioridad futbolística ante el rival de toda la vida. Pasado el tiempo de descanso, los equipos debían salir. Boca lo hizo. Pero River, tuvo un percance: recibió un ataque con gas pimienta en el tunel de entrada al campo de juego.

El lamentable hecho impidió el desenlace del juego debido a que jugadores como Ponzio, Kranevitter, Vangioni y Funes Mori no podían ver y moverse con claridad. Además de sufrir una queratitis química, es decir, inflamación de la córnea acompañado con un intenso dolor, lagrimeo y enrojecimiento de los ojos. Se pudo observar también quemaduras de primer grado en cuello y espalda de los jugadores riverplatenses.

Varias teorías son las que se manejan. Entre ellas, que una persona desde la tribuna abrió una pequeña parte de la manga por donde salen los jugadores y disparó el gas por dicho lugar. Otra habla sobre la culpabilidad de la policía: roció con el gas a la persona anteriormente mencionada y la nociva sustancia se filtró por el ventilador que infla el tunel de salida. Muchas conjeturas por el momento pero, hasta ahora, solo se sabe con exactitud sobre de la suspensión del estadio Alberto J. Armando por tiempo indefinido.

Se circula por los medios que a Boca le caerá una dura sanción por lo sucedido. Hasta dos años de suspensión de su cancha para partidos internacionales y la eliminación de la Copa Libertadores 2015, dándole la clasificación a River a los cuartos de final, lugar en el que ya espera el Cruzeiro de Brasil. Igualmente habrá que esperar el dictamen que tome la Conmebol respecto al tema, que probablemente salga a la luz recién al final del día de hoy.

Lo cierto es sin dudas que, pase quien pase, no va a haber ganadores. Ni River ni Boca ganaron ayer, si lo hizo la violencia y la incoherencia. Porque, como dijo Ramiro Funes Mori: «Son unos cobardes, es un partido de fútbol, no una guerra.»

 

VER TAMBIÉN: Súpervergüenza 

Artículo anteriorSUPERCLÁSICO
Artículo siguienteTiempos violentos, la historia sin fin
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments