La NASA no tiene el dinero para llegar a Marte

94

Washington D.C. (EE.UU).- Desde hace años la NASA le ha vendido al público su atrevido plan para llegar a Marte en 2030, pero eso no significa que en realidad aterrizara en el planeta rojo. De hecho, parece que la agencia especial está finalmente dispuesta admitir que, a los costos actuales de tales operaciones, no cuenta con el dinero para llevar a los seres humanos a Martes y traerlos de vuelta sanos y salvos.

“No puedo establecer una fecha para la llegada de los seres humanos a Marte, y la verdad radica en los niveles de presupuesto que describimos, con un aumento de aproximadamente 2% (…) tampoco contamos con los sistemas de superficie disponibles para Marte”, señaló el encargado de exploraciones espaciales de la NASA, William Gerstenmaier, durante una reunión en el Instituto Americano de Aeronáutica y Astronáutica.

En específico la agencia detalló que no cuenta con los recursos para financiar la nave Orion, el cohete Space Lauch System, así como tampoco los vehículos para despegar y aterrizar en Marte.

Esto no significa que la misión de marte este cancelada. Sin embargo, el próximo paso que deberá tomar la NASA, será obtener más fondos en los próximos años o trabajar en soluciones más económicas.

Otras de las posibilidades que maneja la NASA es aterrizar en la Luna, una iniciativa que tuvo George Bush, pero que más tarde sería cancelada por Barack Obama. Sin embargo, Gerstenmaier ha abierto esa posibilidad nuevamente.

“Si descubrimos que hay agua en la Luna y queremos hacer operaciones más extensas para explorarla, tenemos la capacidad con el Deep Space Gateway”, afirmó Gerstenmaier.

En marzo pasado, el congreso de los Estados Unidos aprobó un presupuesto anual de $19.508 millones de dólares para la agencia espacial. La iniciativa venía con una serie de condiciones: desarrollar un programa de exploración que debía estar listo para fines de este año, con los objetivos, ruta a seguir y potencial retorno para los astronautas que pudiesen llegar a Marte en la misión que estaba prevista para 2030.

Inclusive, de acuerdo al propio presidente Donald Trump en su primer discurso ante el Congreso “las huellas estadounidenses en mundos distantes no son un sueño demasiado grande”.