La OMC sentenció a EEUU en querella sobre conservación ambiental

120

México.- La Organización Mundial de Comercio (OMC) sentenció este jueves a Estados Unidos en relación a la disputa que mantiene con México sobre el atún, debilitando así su reclamo de sanciones comerciales contra Washington.

Previamente los jueces de la OMC fallaron contra las normas estadounidenses de atún y autorizaron sanciones comerciales de México, aún así, Estados Unidos argumentó que había hecho lo suficiente para ajustar sus leyes y solicitó una exención de las normas de la organización por razones de conservación ambiental.

Tras la sentencia de la OMC, cualquiera de las partes puede apelar la decisión.

México y Estados Unidos han mantenido durante más de veinte años situaciones hostiles por el atún, cuando los estadounidenses pusieron restricciones a las importaciones de ese pescado proveniente de México alegando daño a los delfines.

La ley de Estados Unidos protege a los delfines, y si un país exporta atún a esa nación y no puede demostrar a sus autoridades que ha cumplido las normas de protección del delfín que establece la propia legislación estadounidense, el gobierno embarga todas las importaciones.

Ante estas medidas, México recurrió a la OMC fundamentándose en medidas discriminatorias de Estados Unidos al no otorgarles a sus pescadores la etiqueta “Dolphin Save”, que permite su venta en territorio estadounidense.

El fallo de la OMC concluye que los cambios en la política estadounidense de etiquetado introducidos el año pasado eliminan el trato discriminatorio contra los productores mexicanos.

Las autoridades mexicanas han acordado que el fallo “no es definitivo” y han anunciado que lo recurrirán. “El método de pesca utilizado por la flota mexicana cumple los más altos estándares internacionales para la protección mexicana”, remarcan.

En 2011, la OMC falló a favor de México, al señalar que los requisitos de etiquetado impuestos por Estados Unidos a las importaciones de atún mexicanas violaban normas de comercio internacionales.

 

Estados Unidos volvió a cambiar sus reglas en 2016, y amplió las restricciones a todos los países. El mismo año, México solicitó autorización a la OMC para imponer sanciones comerciales por la disputa tras los fallos a su favor.

Para abril de este año, un árbitro de la OMC resolvió que México podía imponer sanciones comerciales por hasta 163.23 millones de dólares anuales contra Estados Unidos, pero el nuevo fallo debilita esa posibilidad.