La tecnología es el mayor desafío socioeconómico que estamos viviendo

219

Resulta interesante y, al mismo tiempo curioso, pensar que la etapa tal vez más humana de la historia de la humanidad pueda ser, al mismo tiempo, la más tecnológica. Tanto esto es así que varios expertos coinciden en postular que la aceleración del avance de la tecnología es el mayor desafío socioeconómico que estamos viviendo.

Y todo esto llama profundamente la atención porque se suele creer que la existencia de las nuevas tecnologías, la automatización de múltiples procesos, el desarrollo digital, la robótica y lo que se ha denominado la inteligencia artificial, pudiesen estar influyendo en aspectos “deshumanizadores”, a contracorriente de los clásicos valores humanos asentados durante mucho tiempo.

Sin embargo, cuando observamos bien dichos procesos y realidades incontrovertibles, podemos alcanzar a comprender que, sin duda, la tecnología acompañó, de una manera distinta ciertamente, esa realidad humanística sobre la cual, en última instancia, se sostiene el proceso civilizatorio.

De la sociedad tipográfica a la digital

El haber pasado de una sociedad tipográfica a una sociedad digital, no solamente implica que cambiaron las herramientas con las cuales “fijábamos” la realidad en formatos específicos, sino que irrumpimos en un escenario en el cual las percepciones, las sensaciones, los lenguajes e, incluso, las emociones, se transformaron de muchas maneras.

La inteligencia artificial, por otra parte, es un fenómeno que penetró en casi todos los procesos de gestión industrial y otros no menos importantes, como las comunicaciones, la medicina, la informática y hasta la pedagogía.

“Nos encontramos ante el mayor desafío socioeconómico de la historia, en la antesala de algo que llamaremos Quinta Revolución Industrial y que nos acercará a un mundo en el que todo aquello que hacemos ahora de un modo determinado, se tendrá que pensar de nuevo. En lo laboral, en lo social y en lo político”, ha dicho, acertadamente, Marc Vidal, uno de los más notables exponentes de estos cambios tecnológicos.

La industria 4.0. El mayor desafío socioeconómico que estamos viviendo

Obviamente, este cambio y esta revolución digital apenas comenzó hace dos décadas y es natural que un proceso tan disruptivo que este, produzca no solo desconocimiento sino también resistencia.

Así lo expone el licenciado Ignacio Diorio cuando resalta que “lo curioso es que se trata de una resistencia activa, es decir, somos “reactivos” a un hecho tecnológico que, de cualquier manera, termina por absorbernos y obligarnos a seguir sus lineamientos”.

Pero más allá de todo esto, “es innegable que como humanos que somos estamos enfrentándonos a la necesidad desarrollar nuestro dominio de las famosas “habilidades blandas”, para llevar a cabo complejos procesos de gestión industrial y tecnológica que a partir de la transformación digital, están cobrando un ritmo, y una forma de producir resultados tan acelerados que nos encandila”, añade el profesional de la Psicología.

El reto de la humanidad es enfrentarse a la inteligencia artificial 

La inteligencia artificial representa un reto impresionante con todos los usos que emplea a partir de la nanotecnología, la robótica, el uso de aplicaciones y softwares, entre otros.  Podemos encontrar miles de ejemplos entre el género distópico de la literatura, y entre algunos filmes y series como “Black mirror” o “Years and Years”. 

En todos ellos se reflejan con más o menos claridad el hecho de que en buena medida, el siglo XXI está siendo testigo de un avance de la tecnología que se acelera como nunca antes en la historia lo ha hecho, en detrimento de una raza humana que llega a verse amenazada. 

Quizá todo esto se convierta en un buen llamado de atención y una oportunidad para proponernos desarrollar en igual medida todo un set de habilidades que las máquinas, robots y algoritmos aún no pueden tener de manera innata y genuina: el gusto por la empatía, la solidaridad, y la necesidad de co-existir con nuestro prójimo




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *