La violencia se quedó instalada en México

De cara a las elecciones del 1° de julio, las agresiones de la campaña electoral mexicana alcanza niveles insostenibles. La cantidad de muertos a manos de sicarios profesionales del crimen organizado es preocupante: 114 políticos asesinados, de los cuales 43 eran candidatos y precandidatos y otros 71 eran dirigentes de distintos partidos con cargos en alcaldías o legislaturas

Asimismo, el Indicador de Violencia Política México 2018 de la consultora particular Etellekt registró 413 agresiones a candidatos desde septiembre pasado, incluyendo intimidaciones y amenazas, ataques a parientes, acometidas con armas de fuego y asaltos, además de diferentes manifestaciones de violencia oral.
En paralelo, la Asociación Nacional de Alcaldes difundió el 15 de abril pasado que entre 2006 y el 15 de abril de 2018 ultimaron a 54 alcaldes en funciones, 9 electos y 59 exalcaldes, la mayoría de ellos bajo el gobierno del actual presidente, Enrique Peña Nieto, y otros durante el sexenio de Felipe Calderón.
De igual manera, la actual afluencia criminal que azota a los mexicanos se desató a partir de 2006, cuando el gobierno de Calderón ejecutó una dura campaña contra las bandas criminales del narcotráfico.

Riesgo para políticos y periodistas

Por su parte, la respuesta no se hizo fiarse: el narcotráfico respondió a este desafío con más muertes, secuestros y extorsiones contra las personas relacionadas directa o indirectamente con la política.
Asimismo, México se ha convertido en el territorio más difícil para la actividad política y el ejercicio del periodismo. En este contexto resulta ineludible que quienes sean electos emprendan una lucha frontal contra la impunidad, dirigida a explicar cada una de las muertes violentas, buscar a los responsables y enjuiciarlos.
Igualmente, la primera aceptación de las autoridades públicas es proteger la vida y garantizar la seguridad de las personas. La indiferencia conduce a un estado de total ingobernabilidad.

Además, se hace necesario que el gobierno aplique un plan o estrategias para minimizar esta situación violenta que se ha convertido en algo cotidiano, corriendo el riesgo de que la sociedad mexicana se acostumbre a estos hechos de sangre.

Vea también: Onda tropical en México: se esperan chubascos, granizo y altas temperaturas

Ainalem Centeno

Ainalem Centeno

Licenciada en Comunicación Social.
Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email