Lanzaron campaña para evitar la homofobia en el fútbol

160

Reino Unido.- La asociación Stonewall lanzó una asociación de defensa de las personas LGBTI, a fin de sensibilizar contra la homofobia en el fútbol en Reino Unido.

Según un trabajo efectuado sobre la homosexualidad en el fútbol británico, las personas consideran eso un signo de debilidad, al punto que los deportistas se abstienen de decir públicamente que son gays. El tema sigue siendo tabú en el fútbol británico, pese a que persisten las campañas de sensibilización, los aficionados se niegan a aceptar a estos deportistas.

La agencia de noticias AFP reseñó en su trabajo que los aficionados gays también reclaman  apoyo por parte de los  clubes.

Por su parte, el comediante británico Matt Lucas reclamó que no ve apoyo a los futbolistas por “salir del armario”. Lucas también lidera a los Gay Gooners, una asociación de aficionados homosexuales del club londinense Arsenal.

El primer arbitro gay

Ryan Atkin se convirtió en el primer árbitro profesional del fútbol inglés en reconocer abiertamente su homosexualidad. Una vez hecha pública la noticia, las opiniones no se hicieron esperar.

Atkin, de 31 años, comunicó su homosexualidad con la esperanza de combatir la homofobia en el deporte rey. El deportista comenzó a arbitrar en 1999 y apoya la campaña “Cordones arcoíris”, que es respaldada por la Federación Inglesa (FA) y la Premier League.

La misma busca sensibilizar al público con un lenguaje contrario a la homofobia en el fútbol y los comportamientos discriminatorios.

Además de Atkin, en el año 1990 el inglés Justin Fashanu se convirtió en el primer futbolista en admitir su homosexualidad, sin embargo, los ataques hacia su persona no pararon.  Incluso, presuntamente fue acusado de  agresión sexual en Estados Unidos un año antes, pero los cargos no continuaron por falta de pruebas.

Por su parte, Thomas Hitzlsperger, exinternacional alemán, esperó hasta 2014 para reconocer su homosexualidad.

En 2013 fue presentado un informe sobre las discriminaciones en el deporte, donde se explicaba que los futbolistas temen “colocar su carrera en peligro”  si hacen pública su homosexualidad.

En Reino Unido al parecer todavía existe un tsunami de homofobia hacia los jugadores homosexuales, razón por la cual muchos prefieren callar.