lunes, diciembre 6, 2021
InicioInternacionalesLázaro Báez es procesado de nuevo

Lázaro Báez es procesado de nuevo

Argentina.- El juez federal Sebastián Casanello procesó de nuevo al empresario Lázaro Báez y embargó por 800 millones de pesos.

Un embargo de 800 millones de pesos fue realizado al empresario Lázaro Báez por presunto lavado de activos, ordenado por el juez federal Sebastián Casanello, quien ha decidido procesarlo nuevamente.

En esta nueva orden de procesar al empresario también están incluidos su hijo Martín Báez, su abogado Jorge Chueco quien además es el apoderado de la financiera Helvetic. De igual forma serán enjuiciados el presidente de Austral Julio Mendoza y Claudio Bustos, apoderado de la firma.

El juez Casanello insistió en la solicitud de captura y extradición de Marcelo Ramos que aparece como titular de Helvetic Group y estaría residenciado en Suiza.

Asimismo, Casanello amplió los embargos a los Báez de 100 a 800 millones de pesos. Esto a causa de la investigación que se viene realizando de la operación en la que 209 millones de pesos que se traduce en 33 millones de dólares de la firma Helvetic Group -originaria de Suiza- fueron a dar a las cuentas de Austral Construcciones.

Las medidas fueron informadas justo antes del viaje que ya estaba programado para el Vaticano, en el que un grupo de jueces federales, entre ellos Casanello, y Ricardo Lorenzetti presidente de la Corte Suprema de Argentina. Allí se tiene planeado que participen en un encuentro sobre crimen organizado que la Academia Pontificia de Ciencias ha sido la encargada de organizar.

En el interrogatorio que se le realizó al empresario, éste afirmó que para obtener dinero y ofertar por las represas en el Río Santa Cruz, la compañía que el dirige Austral Construcciones tuvo que emitir acciones que la firma suiza, Helvetic Service Group, adquirió. Esta es la versión de Lázaro Báez en la que explica cómo 33 millones de dólares ingresaron en las cuentas de Austral Construcciones en Banco de la Nación por medio de nueve cheques

Sin embargo, para el fiscal a cargo, estos cheques que sumaron un total de 209 millones de pesos eran el cierre de una maniobra de lavado de dinero en la que se sacó dinero de Argentina por medio de una financiera llamada SGI, conocida como «La Rosadita». Este dinero habría sido utilizado para comprar bonos de la deuda pública del país, para ser vendidos y posteriormente girar el dinero de Helvetic a Austral Construcciones.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments