martes, diciembre 7, 2021
InicioInternacionalesLiberarán a asesino serial en Uruguay

Liberarán a asesino serial en Uruguay

Uruguay.- Ni 23 años de condena cumplida en la prisión de Campanero calman el terror que causa Pablo Goncálvez en la sociedad uruguaya. Hijo de un prestigioso diplomático, católico confeso y con un coeficiente intelectual por encima del promedio, este sujeto fue condenado a 30 años de encarcelamiento por abuso sexual y homicidio en perjuicio de Ana Luisa Miller, Andrea Castro y María Victoria Williams.

A los 22 años de edad, Goncálvez era estudiante de ciencias económicas y miembro de una acaudalada familia de Carrasco. Luego de 23 años en la cárcel, pues su abogado le ahorró los siete restantes por estudios y buena conducta, se muestra como un hombre apacible que desde 2013 ha efectuado varias salidas transitorias del penal de Lavalleja, en Uruguay, sin ser reconocido.

En las salidas transitorias de la cárcel durante tres años, los pasos de Goncálvez eran seguidos por funcionarios del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), quienes consideran improbable que vuelva a cometer un crimen. Aseguran que el hombre recorría tres kilómetros desde el penal hasta la ciudad de Minas, se tomaba en un café en algún restaurante y aguardaba por sus familiares que lo visitaban con frecuencia, incluso caminó por las calles de Montevideo junto a su madre.

Será este próximo jueves 23 de junio cuando Goncálvez vuelva a recorrer las calles de Uruguay, sin que ningún policía esté al pendiente de cada movimiento que realice. Por ahora, el Ministerio del Interior no ha emitido alguna orden de seguimiento estricto; en tanto, de no concederle los derechos de un hombre libre que purgó su pena, los funcionarios incurrirían en el delito de pesquisa, según lo establecido por la legislación uruguaya.

La psiquiatra Ximena Ribas, consultada por el diario El País de Uruguay, sentenció que «si el diagnóstico de Goncálvez es trastorno de personalidad antisocial, esa es una condición estable que tendrá para toda la vida. Se trata de una estructuración patológica de la personalidad». Cabe destacar que el presidiario nunca mostró arrepentimiento por los crímenes cometidos, por lo que otros psiquiatras aseguran que para tratar este tipo de patologías es necesaria la voluntad del paciente para que los tratamientos sean efectivos.

Vale recordar que “El psicópata de Carrasco”, como es renombrado hasta la fecha por los medios de comunicación de Uruguay, fue condenado a la pena máxima por el asesinato de de Ana Luisa Miller, de 26 años, quien desapareció el 1º de enero de 1991 cuando regresaba de una fiesta en Old Christians. Su auto fue encontrado a media cuadra de la casa de Goncálvez y el cadáver apareció en Solymar.

Otro de sus crímenes fue el de Andrea Castro, de 15 años, quien fue a bailar a un local nocturno de England, donde el sujeto trabajaba como relacionista público. El cuerpo de la adolescente fue encontrado 20 días después en Playa Mansa de Punta del Este, con una corbata en su cuello, la cual tiempo después se descubrió que pertenecía a Goncálvez.

Asimismo, fue enjuiciado en 1993 por el homicidio de María Victoria Williams, salteña de 22 años, quien estudiaba en Montevideo y vivía en la misma cuadra que el victimario. La chica esperaba una mañana el ómnibus cuando escuchó los gritos del sujeto que le clamaba ayuda para una anciana desmayada dentro de su casa; al entrar, la tomó por el cuello y la asfixió. Escondió el cadáver durante 36 horas detrás de un sillón.

En aquella época, la policía uruguaya estudió los perfiles genéticos de varios sospechosos y se toparon con que Goncálvez también fue denunciado por la empleada de un hospital, quien aseguró que el sujeto la esposó y violó varios meses antes de los homicidios en serie. Pablo resultó detenido cuando viajaba a Porto Alegre en una unidad de pasajeros.

Más recientemente, este viernes 17 de junio, la organización Mujeres de Negro emitió un comunicado para exigir un informe detallado sobre cuál es el avance en la rehabilitación de Goncálvez y si verdaderamente está apto para reintegrarse en la sociedad.

Jenny Escobar, coordinadora de Mujeres de Negro, declaró que también solicitan una foto actual de Goncálvez, tomando en cuenta que no ha sido reconocido en ninguna de sus salidas transitorias. «Queremos tener una foto de Goncálvez y una foto de cada uno de los convictos por violencia machista. Ningún psicópata tiene arreglo”, puntualizó.

 

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments