domingo, octubre 24, 2021
InicioOpiniónLima: La ciudad del contraste

Lima: La ciudad del contraste

«El Perú es Lima», dice una frase nada inclusiva. En cierta forma, es la realidad de un país que se cae a pedazos.

Un mendigo sentado en un banco de oro, esa es la ciudad de la bella catedral, de lo conservadora y puritana que es la capital de un país «en vía de desarrollo», una frase menos depresiva, para no llamarlo subdesarrollado.

Panza de burro, cielo gris capitalino. Qué inseguro se siente un  peruano en sus calles, por un teléfono celular puedes perder la vida. En menos de un mes varios jóvenes asaltados a luz del día, robos al paso. Dónde están las autoridades, es la primera pregunta que salta a la vista.

Anthony Solis Marquez(20) salía de clase, en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, a dos cuadras de este centro de estudios lo interceptan para robarle, y al resistirse, es baleado en la pierna. Luego el joven estudiante fue auxiliado por sus compañeros de clase, posteriormente fue trasladado al Hospital Loayza.

La bala ingresó por el glúteo del joven sanmarquino, dañandole el recto e imposibilitando seguir sus estudios universitarios. La recuperación tardaría al menos, seis meses. Después de cuatro días de este atentado contra la integridad de Solis Marquez, la seguridad de la universidad Decana de América aumentó con la ayuda de la policía nacional, treinta agentes resguardarán este recinto, por la seguridad y bienestar de los estudiantes.

La seguridad, esa promesa de todos los candidatos en campaña. Los idealistas que quieren poner en las calles a las fuerzas armadas, crear un a»guerra contra la delincuencia», pero al pasar del tiempo, solo queda en populismos para obtener el voto de quienes aún creen.

Serenazgo

Este término viene de «sereno», que causa tranquilidad. En la ciudad de Lima son, personas repartidas en casetas, auxilio rápido. Que en la mayoría de ellas están vacías. Se pasean y dan rondas en motos con los chalecos de la municipalidad que perteneces. Este cargo de «sereno» o «serenazgo» nos hace preguntarnos, qué tan capacitados están estos hombres para cuidar a los los ciudadanos, contribuyentes de forma parcial o por completo.

Los distritos de clase media y alta no se salvan de la delincuencia. Es más, hay secuestros a diestra y siniestra, por ser una zona residencial y de personajes en su mayoría, empresarios o altos funcionarios.

Preparados para no pensar

Cada vez hay más policías, el problema no es la falta de agentes, sino tener personal de calidad. Menos corrupción en esta sociedad, menos abuso de autoridad. Personal que pueda responder a una cuestión simple, cómo es posible que, sean la «fuerza del orden» y no estén capacitados para pensar, solo para ponerse un uniforme y recibir órdenes. La lectura es el problema nacional, pero se debería tener en cuenta para los que dirigen este país. Es cierto, la población se siente amenazada, con un policía como sin él.

¿Lima inclusiva?

Lima es la ciudad de la minoría blanca, del habla castellana neutral, cuidad de mil colores y de muchas razas. Por consecuencia, la discriminación racial es uno de los temas de debate más frecuentes. Dividida en tres regiones amplias, la costa, sierra y selva. Todos con los mismos derechos. Entonces, por qué la discriminación o exclusión de los niños que vienen del ande(escuelas), por los razgos al hablar y por naturaleza quechua hablante.

Qué tiene un limeño que le falte a un serrano, o en su defecto a un selvático. La respuesta coherente es nada. Es irónico además, que se discrimine por el color de piel cobriza a estas personas, que en muchas oportunidades llegan a tener mejores actitudes y capacidades que un capitalino. Un claro ejemplo es Alejandro Toledo, ex presidente del Perú. Un hombre que salió de un pueblo que no contaba con los servicios básicos.

Si no aperturamos nuestras mente, además de ser tolerantes, no podremos avanzar como personas de una era globalizada. El color de cabello, ojos, piel o algún otro rasgo físico, no nos hace superiores.

En la década de los ochenta y noventas, en el Perú hubo un deslizamiento de los andes a la costa por el terrorismo que sembraba el miedo en Junín, Ayacucho y otros departamentos. Lima es hoy un símbolo de avance y progreso, de la mano de todos aquellos que vinieron desde lejos, abandonando la tierra que los vio nacer, crecer y despedirse por una mejor calidad de vida.

Cholo es la palabra que se escucha de boca en boca para denigrar al provinciano, el que tiene un nivel de pobreza intelectual y escaso entendimiento. La palabra que tiene sus raíces en la época virreinal, cuando se le decía «cholo» a los perros que no tenían una raza pura, sino eran cruce entre razas. Ahora, además ahora se dice de una forma amigable, entre compañeros de trabajo o familiares.

«No es lo que digas, sino cómo lo digas». El mundo es mejor siendo seguro, tolerante. Para cambiar, comencemos por la educación desde casa, no exijamos a las escuelas, lo que no hemos podido darle a nuestros hijos. Es hora de abrir un libro y apagar la televisión, para un mundo con futuro, con tolerancia y oportunidades.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments