Travel

Lisboa, la ciudad de techos rojos y gente encantadora

Tiene estructuras históricas y paisajes hermosos

Para las personas amante de la historia o que disfrutan simplemente el viajar, lisboa, la capital de Portugal tiene mucho que ofrecer para los turistas.

Con el océano Atlántico junto a un cielo azul como fondo, Lisboa es sin duda la ciudad predilecta para conocer. Sus edificios de piedra caliza, baldosas de colores y de techos rojizos la convierten en una de las ciudades más antiguas del oeste europeo. Además conserva un pasado increíble que habla por sí solo a través de sus monumentos, iglesias y museos que la convierten en un destino soñado.

Si Ud viaja a Lisboa no puede dejar de visitar el Castillo de San Jorge. Esta estructura data desde el siglo VI, cuenta con dieciocho torres que dominan y visten con elegancia el perfil de la ciudad desde una estratégica ubicación. Además, te permite admirar casi todos los lugares y rincones de Lisboa.

Otro sitio de interés turístico es la Torre de Belem, la cual se construyó a principios del siglo XVI a orillas del río Tajo, con el objetivo de que sirviera como trinchera para la defensa de ese territorio. Más tarde, para dar la bienvenida a los viajeros que regresaban de explorar el mundo.

lisboa

Asimismo quienes visitan la capital de Portugal no puede dejar de conocer El Elevador de Santa Justa, con un diseño neogótico de hierro forjado y escondido en una de las calles consideradas el corazón comercial de Lisboa. Este elevador destaca como una de las piezas arquitectónicas más interesantes de esta ciudad. Su mayor atractivo en la actualidad, es las vistas panorámicas desde su cima.

Romanticismo en Lisboa

Para aquello que buscan el romanticismo y la melancolía, el barrio Alfama ofrece una sensación de calidez no solo por su pintoresco color, sino también por el trato de las personas. Siempre es costumbre ver a niños jugando en las calles, y mientras caminas por ella ver hermosas iglesias propias del centro histórico de esta ciudad.

También recomendamo visitar La Estufa Fría, un jardín botánico compuesto por un invernadero sin sistema de calefacción.El lugar cuenta con cerca de 1,5 hectáreas que se dividen en tres áreas diferentes: Un invernadero frío, otro caliente, y otro dulce.

Lea también: Guadalajara, la ciudad de los tequilas y los mariachis

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

2 thoughts on “Lisboa, la ciudad de techos rojos y gente encantadora”

Close