Locutora de Ronnie Arias se convirtió en fuente de inspiración tras bajar de peso

231

Al menos 45 kilos de peso bajo la locutora de Ronnie Arias, Alejandra Salas, quien con un revelador testimonio se convirtió en fuente de inspiración dada su lucha para recuperar su vida y su salud.

La destacada locutora que realiza diversas labores junto a Ronnie Arias en FM 100 luchó contra la obesidad durante un largo tiempo. Al no ver salida a su problema médico decidió someterse a  un bypass gástrico que le cambió su vida.

Salas explicó que recibió un llamado de conciencia a manos de una amiga que le lanzó una frase lapidaria que ella no pudo ignorar: “Si seguís así te morís, no llegás a los 50″.

Durante una entrevista concedida a Los ángeles de la mañana, Salas compartió su historia personal con la intención de brindar fortaleza a aquellas personas que luchan con los trastornos alimenticios.

Una amiga la sacó del foso

“Viviana Barborini, una amiga mía, me dijo: ’si seguís así, te vas a morir’. Vino una vez a mi casa, abro la puerta, me miró de arriba abajo y me dijo: ’no llegás a los 50, mi amiga se muere antes de los 50, las nenas se quedan sin mamá’.

Indicó que estas palabras la impactaron porque ella simplemente no tenía conciencia de si misma y del mal camino por el que transitaba.

Tenía más de 45 kilos de más, más de una Luciana Salazar, para que te hagas una idea. Porque la obesidad es una enfermedad realmente y la mayoría de las personas obesas, cuando se miran al espejo, no reciben la imagen que tenés. Y no me hacía análisis, no veía al médico, nada”.

Enfatizó que lo más importante para una persona con este padecimiento es contar con aliados pero aún es más relevante tomar la decisión y motivarse a cambiar.

“Tener 45 kilos de más me complicaba en todo. No me podía atar las zapatillas, no podía subir un piso por la escalera porque no me daba el aire y, sin embargo, no tomaba conciencia. La vida social también se te complica, te volvés súper sedentaria, olvidate de conseguir un vestido”.

Al ser consultada por las razones que la llevaron a subir de peso de manera desmesurada, la locutora contó que los cambios fueron progresivos, cuando quiso echar atrás se le hizo muy difícil.

“Después de tener a mi primera hija, yo con el embarazo engordé 30 kilos y nunca los pude bajar. El estómago se me agrandó. Y el sobrepeso te da también la vida sedentaria, porque caminás y te agitás, el corazón parece que te explota, entonces, ¿qué hacés? Nada, te quedás sentada. No comía mucho, pero comía mal”, aseguró la locutora.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *