Los argentinos sienten la inminencia de una nueva crisis

172

Tras los resultados de las PASO, los anuncios del paquete económico del presidente Mauricio Macri y todas las demás dificultades, los argentinos sienten en la piel la inminencia de una gran crisis.

Tal parece que el malestar insinúa que algo no anda bien. Además es una percepción que crece de a poco, hasta transformarse en preocupación y luego en angustia. Para los argentinos, el país se acerca a una nueva debacle y en las calles se respira crisis.

Lea también Alberto Fernández aseguró que “el dólar tiene un valor razonable”

La trastocada de las elecciones primarias

Las elecciones primarias del domingo, que consolidaron el triunfo al kirchnerista Alberto Fernández por encima del liberal Mauricio Macri, consumaron los peores augurios. 

Desde el lunes posterior a las elecciones, el peso argentino se desplomó casi 30% y la bolsa perdió en una sola jornada el 38% de su valor, lo cual representa la segunda mayor caída en la historia de los mercados. 

Pero la angustia económica no inició el domingo 11 de agosto, la situación se remonta a tiempo atrás. Podríamos tomar como punto de partida mayo de 2018, cuando el presidente Mauricio Macri anunció el inicio de un acuerdo económico con el Fondo Monetario Internacional.

Con el retorno del FMI a la Argentina, los recuerdos de las peores crisis que arruinaron el sueño de los argentinos volvieron a revivirse, desde entonces se preparan para lo peor. Mientras que la pobreza y el desempleo continúan su crecimiento acelerado.

Los argentinos se preparan

Por su parte, Jorge Favur, un peluquero de 46 años, aseguró que para ahorrar gastos ya no prende la calefacción y mantiene las luces de su comercio apagadas cuando no hay clientes.

Lo primero que hice el lunes fue ir al supermercado y comprar 10 kilos de carne de pollo y maples de huevos, antes de que aumenten”, aseguró Jorge.

Pero él no fue el único en hacer esto. Entre el lunes y el martes, las ventas en los supermercados mayoristas subieron un 40% en productos como harina, fideos y pañales. La estrategia fue demorar el impacto en el bolsillo del pico de inflación que vendrá.

Asimismo, una cadena de WhatsApp que circuló entre votantes kirchneristas solicitaba no participar de protestas como las que en diciembre de 2001 terminaron con el Gobierno de Fernando de la Rúa.

“Compañeros, están llegando cadenas de cacerolazos. No hacer nada de eso. Mucho menos tomar las calles. Nos quieren responsabilizar de todo y generar caos. Reenvíen, por favor”, decía el texto que circuló a través de la red de mensajería.

Finalmente, todos los argentinos desean que Mauricio Macri termine su mandato, mientras que una mayoría busca garantizar el triunfo de Alberto Fernández en las elecciones próximas de octubre para poner fin a una angustia que actualmente los corroe.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *