Los astros juegan a favor del turismo uruguayo

111

Entre el atraso cambiario en Argentina, la recuperación del real y mejores condiciones para el turismo interno, son algunos de los elementos que juegan a favor.

En los últimos meses siempre se observó algún hecho que en el horizonte se veía como negro para la temporada veraniega en Uruguay.

Solo recordando algunos años atrás en el que se encontraban las restricciones cambiarias impuestas por el gobierno kirchnerista o antes el corte de puentes por el conflicto con la ex Botnia, que fueron un dolor de cabeza para la actividad turística.

Del mismo modo, Brasil ha sido fuente de malas noticias. Por ejemplo, el año pasado, cuando el real procesó una fuerte devaluación que frenó la llegada de visitantes norteños. Pero esta vez el panorama es algo distinto si se toma en cuenta el comportamiento favorable de distintas variables, tanto domésticas como regionales.

En cuanto a las señales positivas más evidentes vienen de la Argentina. El ritmo de las reformas económicas impulsadas por el gobierno de Mauricio Macri se moderó de forma considerable en los últimos meses. Con buena parte de las baterías que apuntan a reducir la inflación, el ajuste cambiario en la vecina orilla ha quedado en segundo plano. Un peso argentino más fuerte beneficia a Uruguay y lo hace más competitivo en el precio de los bienes y servicios que intercambia con el país vecino.

Se conoció que desde hace algunos meses  los uruguayos que planifican sus vacaciones vieron encarecer sus principales destinos de referencia, de la mano con un deterioro del poder de compra en los países vecinos. El encarecimiento de otros destinos como Estados Unidos y Europa también lleva a mirar con otros ojos la alternativa de vacacionar dentro de fronteras.

Entre las opiniones surgidas el economista de CPA, Ferrere, Santiago Rego, afirmó que Argentina atraviesa un “ajuste recesivo” que el gobierno no podía posponer. Sin embargo, el ajuste se procesa con un importante atraso cambiario. Eso tiene como contraparte que Uruguay ha ganado competitividad para los bolsillos argentinos y está más barato respecto a tiempos recientes.

Específicamente en el último año, la capacidad de compra de los asalariados uruguayos continuó deteriorándose en los dos países vecinos, pero aumentó dentro del territorio nacional.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *