domingo, octubre 17, 2021
InicioDeportesLos mejores partidos de River en la Bombonera

Los mejores partidos de River en la Bombonera

Vueltas olímpicas y goleadas históricas. Definiciones de campeonato y goles emblemáticos. Los 66 años que tiene la Bombonera están llenos de alegrías y frustraciones para el pueblo millonario. La primera victoria en el actual estadio de Brandsen 805 se remonta hasta la Copa de Honor de 1938, cuando aún tenía tribunas de madera. La última en el 2014, con el salto de Ramiro Funes Mori a 5 minutos de finalizar el encuentro. Segundo enfoque hace un repaso especial de las más grandes epopeyas millonarias en tierras ajenas.

Boca 2  River 2 – 8 de noviembre de 1942 – La primera vuelta olímpica

Tal vez arrancar un recuento de los partidos más importantes en La Boca con un empate no sea la mejor de las decisiones, pero este partido tuvo todos los condimentos: remontada, polémicas arbitrales y el primer campeonato conseguido por River en esa cancha. El conjunto de Núñez necesitaba un empate si quería definir el campeonato aquella tarde, pero los Xeneizes salieron con todo en el primer tiempo para revertir la imagen que habían dado ese mismo año en el Monumental (habían perdido 4 a 0), y se pusieron inmediatamente dos goles arriba. Mientras tanto San Lorenzo perdía con Banfield en el Florencio Sola y le daba igualmente la chance de campeonar al equipo rojiblanco aún perdiendo, pero el público local no ocultaba sus ganas de que los de Boedo triunfaran y le amargaran la fiesta al clásico rival.

En el complemento, los visitantes con la Máquina como delantera -esta vez Deambrossi en lugar de Muñoz- salieron a dar vuelta la historia, y lograron descontar rápido a través de un gol de Pedernera. Pero en el mejor momento, un herraje de bronce arrojado desde la tribuna golpeó en la cabeza a Yácono y dejó a River con 10 jugadores -no había cambios aún en esa época-.  Igualmente un rápido reposicionamiento del equipo por parte del DT, Renato Cesarini, permitió seguir a River en levantada y conseguir otra vez por medio del Maestro, la igualdad que le dio el bicampeonato y la primera gran consagración en la Bombonera.

Boca 1 River 2 – 8 de diciembre de 1955 – «Dejamos que se cansen»

El encuentro tenía forma de revancha por donde se lo viera. Un año antes, el Xeneize llegaba al Monumental con la posibilidad de ser campeón si ganaba, pero los locales golearon 3 a 0 y lo hicieron esperar más por la fiesta. A su vez en la primera rueda del ’55, Boca había despachado al Millonario con un 4 a 0 en Núñez, por lo que los últimos superclásicos estuvieron cargados de emociones, que caldearon las tribunas para la definición del torneo de aquel año. Lo cierto es que, en caso de conseguir una victoria, el el equipo de la banda roja se consagraba campeón una fecha antes. Pero como había pasado en el  ’42, la primera etapa no fue favorable para el visitante y tuvo al local como amplio dominador de un partido que estaba más cerca de la goleada que del empate.

En el segundo tiempo las cosas empiezan a cambiar de a poco, los de azul y oro empiezan a bajar el nivel por el desgaste físico y hace que su rival se agrande. Finalmente en dos minutos llegaron los dos tantos de River, de la mano de Labruna y Zárate que le dieron la victoria y el campeonato. Esta vez la vuelta no fue entera, los ánimos no eran los mejores y el clima político luego del golpe de estado caldeaba aún más el clima en las tribunas que para el final del partido coreaba «La vida por Perón». Ya en los vestuarios, el histórico goleador y autor del primer tanto se despachó con su clásica afilada ironía, y ante el comentario de un periodista que afrimaba que en el primer tiempo el mejor había sido Boca, declaró: «No. Nosotros lo planeamos todo, los dejamos cansar y en el segundo les ganamos»

Boca 2 River 5 – 2 de marzo de 1980 – Goleada de tricampeón

River venía dulce. Había ganado dos torneos de forma consecutiva, esta vez con Labruna sentado en el banco de suplentes. El Metropolitano del ’80 no había arrancado de la mejor manera y al llegar la cuarta fecha acumulaba dps empates y una victoria. Como si fuera poco empezaban los cortocircuitos entre el DT y el joven Juan Ramón Carrasco que pese a buenos rendimientos, no jugaba como titular y por eso demostraba continuamente sus quejas. Pero el clásico prometía nuevos aires de renovación para continuar el campeonato de la mejor manera.

Los primeros 45′ fueron más parejos de lo que el trámite del partido podría haber indicado y finalizó con un 2 a 1 para los visitantes, con goles de Ramón Díaz y el propio Carrasco, que había arrancado entre los once iniciales. En el complemento, el Millonario se despachó con otros tres tantos que coronaron una tarde soñada rojiblanca. Finalmente en el marcador se anotaron por segunda vez el Pelado y el Pita, y Oscar Ortiz, que completó la goleada. El equipo iba a terminar aquel Metropolitano con nueve puntos de diferencia sobre el escolta, Argentinos Juniors, consagrándose por segunda vez en su historia como tricampeón.

Boca 0 River 2 – 6 de abril de 1986 – La pelota naranja

River llegaba a la Bombonera ya como campeón de la temporada 85/86, habiéndole ganado a Vélez tres fechas antes del superclásico. La previa del partido estuvo cargada por la polémica de si River debería dar la vuelta olímpica o no. Los jugadores y los hinchas así lo querían. Los organismos de seguridad y la AFA trataban de evitarlo por posibles desmanes. Finalmente comandados por el Tolo Gallego y el Beto Alonso, River decide dar la tan ansiada vuelta en tierras enemigas. Ahora quedaba lo más importante, el encuentro y un nuevo superclásico, que comenzó a rodar con una pelota Adidas de color Naranja. La idea había surgido por parte del Loco Gatti, que lo decidió ante la suposición de que el campo iba a estar lleno de papelitos blancos lanzados desde las dos parcialidades.

Lo demás es historia ya conocida. Espectacular partido de Alonso que, en su último superclásico por torneos locales, transformó la idea del arquero xeneize en una desgracia propia y un emblema de la historia riverplatense. Cabezazo del Beto en el primer tiempo y tiro libre en el segundo para sentenciar la alegría y el 2 a 0 final.

Boca 0 River 3 – 11 de diciembre de 1994 – Tres goles y la truncada vuelta

Corría la fecha 18 del Apertura ’94, el equipo de Gallego era una máquina y llegaba como puntero e invicto del torneo. Si River conseguía un triunfo en el superclásico y San Lorenzo no le ganaba a Lanús en el sur, el Millonario se coronaba otra vez campeón en la Bombonera. Pero los antecedentes no eran buenos, ya que en el último duelo entre ambos en La Boca habían sido asesinados dos hinchas riverplatenses. Finalmente la AFA decidió postergar el encuentro del conjunto azulgrana para estirar un poco más la definición.

La vuelta finalmente no pudo ser, pero el partido fue perfecto para los de la banda. Un gran nivel de juego y tres goles por parte de Francescoli, Ortega y Gallardo. Boca se hundía en una crisis y renunciaba César Menotti al banco del club Ribera. Finalmente San Lorenzo empataría 2 a 2 con el Granate, consagrando automáticamente campeón a River sin jugar.

Boca 0 River 3 -10 de marzo de 2002 – La vaselina de Rojas

Comenzaba un nuevo torneo y el Millonario había arrancado de la mejor manera, ganando cuatro y empatando uno. La sexta fecha de aquel Clausura 2002 lo cruzaba nuevamente con Boca, a quien no le ganaba en su estadio desde 1994. En el banco de River estaba Ramón Díaz, quien había vuelto a la conducción técnica de River en el 2001 y quería volver a ser campeón. Para hacerlo tenía un equipo sólido, un arquero experimentado como Comizzo, un mediocampo de gran calidad técnica con Coudet, Ledesma, Cambiasso y Zapata, y una delantera de lujo que hacía temblar a cualquiera con D’alessandro, Ortega y Cavenaghi.

El encuentro terminó en una fiesta de River. Un primer tiempo aplastante para el equipo del Pelado, que se iba 2 a 0 arriba al vestuario con goles de Coudet y Cambiasso. En el complemento Boca iba a intentar descontar pero nunca fue lo suficientemente punzante. Sobre el final, ante un diluvio impresionante, Rojas arranca una jugada desde el fondo, toca con D’alessandro, este con Ortega, quien habilita muy bien al propio lateral misionero que terminó la jugada, que el había empezado, con una magistral vaselina por sobre Abondanzieri. 3 a 0 para un equipo que terminaría siendo campeón otra vez de la mano de Ramón.

Boca 1 River 2 – 30 de marzo de 2014 – El Ramirazo

River llegaba a la cancha de Boca de forma irregular, había  ganado varios partidos y demostraba una clara mejoría con respecto a los torneos anteriores, pero había perdido otros tantos y el nivel todavía no era el mejor. En el medio de aquel Torneo Final tuvo el trampolín que necesitaba: una victoria en cancha de Boca luego de 10 años. Lanzini ponía arriba a River a los 12′ de la segunda mitad, pero Riquelme igualaría el partido a los 23′. Cerca del final un córner que no fue, derivó en un gran cabezazo de Ramiro Funes Mori que terminaría en el 2 a 1 final.

Este encuentro no es ni el mejor partido de River, ni su victoria más aplastante, pero gana su lugar en esta selección por todo lo que significó para empezar un renacimiento del club que iba a terminar ganando el campeonato y más tarde conquistando América

 

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments