caravana migrante

Los obstáculos que enfrenta la caravana migrante cada vez son mayores

61

México.- Tras un largo recorrido de al menos 4.000 km desde Honduras en busca de conseguir “el sueño americano”, la caravana migrante tendrá que someterse al arduo proceso de pedir asilo desde México.

Cerca de 5.000 migrantes centroamericanos están concentrados en el estado fronterizo de Tijuana, cansados y con la desesperación que cada vez se apodera de ellos. En esta ciudad, al noroeste de México viven hacinados en un albergue improvisado, con escasos servicios sanitarios y llenos de epidemias.

Llevados por esta desesperación y la miseria que viven, estos migrantes, en su mayoría familias hondureñas con niños, arriesgaron sus vidas intentando cruzar la frontera México-EE.UU. a la fuerza.

Pero fueron sorprendidos por los gases lacrimógenos y las balas de goma que los efectivos estadounidenses desplegados por las zonas descargaron en su contra para infundirles pánico y de esa manera detenerlos en su afán de cruzar la frontera.

“Nunca nos esperamos eso, creímos que iban a matarnos. Está muy difícil cruzar al otro lado así”, aseguró Brayan Casas, hondureño de 28 años que además terminó con hematomas en su cuerpo tras la estampida con su esposa e hijo.

Lea también Caravana migrante mudó parcialmente su campamento al ras de la frontera México-EE.UU.

Larga lista de espera

Las cifras de migrantes continúan creciendo, pues cada día son más los centroamericanos que llegan a México con la ilusión de establecerse en Estados Unidos.

Hasta ahora los miembros de la caravana migrante se han inscrito en una enorme lista de espera para presentar sus documentos. De hecho, se contabilizan más de 5.000 personas inscritas.

“La gran mayoría de la caravana quiere pedir asilo”, y aunque es gente que “está huyendo de la violencia, los han amenazado las maras (pandilleros)”, eso no basta porque “Estados Unidos no aplica la ley de asilo de una manera tan amplia”, aseguró Arturo Viscarra, un abogado estadounidense-salvadoreño.

Y es que ante este panorama, la caravana migrante no cuenta con otra opción viable que la de solicitar asilo a Estados Unidos desde México, un proceso tan largo y complicado que parece igual de imposible de lograr.

“Estados Unidos tiene leyes de asilo que son totalmente injustas, racistas. Deniegan la mayoría de los casos, especialmente si no tienen representación legal”, denunció Viscarra.

Por su parte, el presidente Donald Trump, denunció que la caravana migrante busca “invadir” Estados Unidos, por lo que insiste en que “todos permanecerán en México” mientras sus solicitudes de asilo sean “aprobadas de manera individual en la corte”.

Pero un juez federal de California suspendió recientemente un decreto firmado por Trump que establecía que los migrantes que cruzaran clandestinamente no podrían pedir asilo.

Es un “sistema de justicia hostil. (Los migrantes) no logran el asilo aunque deberían calificar”, aseguró Viscarra quien además es miembro del estadounidense Gremio Nacional de Abogados, y se instaló frente al albergue para enseñar a migrantes sobre sus derechos.



Profesora de Castellano, Literatura y Latín. Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador - Instituto Pedagógico de Caracas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *