Luis Miguel fue demandado por Alejandro Fernández

86

Alejandro Fernández le exige a Luis Miguel la devolución de 7 millones de dólares que le pagó por adelantado por un show en conjunto que nunca sucedió.

Luismi está en problemas.  Alejandro Fernández  presentó una demanda en julio del año pasado en su contra, alegando que incumplió un contrato al cancelar la gira que iban a llevar a cabo en conjunto. En aquel entonces pidió que su colega le devolviera los siete millones de dólares que le había pagado por adelantado.

Esta demanda podría derivar en una condena carcelaria para Luis Miguel, ya que el abogado del demandante, Rodrigo Lazo, confirmó que el proceso se llevó a cabo a través de una denuncia penal, aunque inicialmente se especuló que se trataba de un recurso civil o mercantil.

Estamos desahogando diligencias en la carpeta de investigación porque con este nuevo sistema primero se hace la investigación y luego se lleva a la justicia. El delito existe en la medida que lo podamos probar. Consideramos que el señor Luis Miguel tuvo ciertas conductas delictivas y estamos acreditándole todos los datos a la carpeta que le llevamos al juez, éste investiga los hechos y considera el delito hasta la sentencia. Son sólo hechos presumibles”, dijo Lazo. 

Al parecer, Luis Miguel afrontaba un mal momento entre su adicción a las drogas, el alcohol y el exceso de peso, sumados a sus constantes dolores de oído. Problemas que no ha podido superar, según la prensa especializada. Esto lo llevó a afrontar problemas de dinero, tras la cancelación de varias giras. Se sabe poco de su salud y de su vida en general, pues la estrella se ha caracterizado por su hermetismo.

Como consecuencia se vio obligado a poner a la venta su yate de tres millones de dólares, una imagen de sus días de esplendor. “Es triste, porque era una de sus grandes pasiones y distracciones. Fue su juguete favorito”, dijo hace poco la revista TV Notas. “Luego de una gira exitosa, siempre terminaba viajando en su yate, paseando en él a sus mujeres, a su hermano y a su hija Michelle, pero eso ya quedó en el pasado”, dice la publicación.

Además de esa demanda, se le agrega una de parte de la disquera Warner Music con una cifra de casi cuatro millones de dólares  y una deuda de un millón y medio con su ex mánager que significó el embargo de su Rolls Royce negro.

Luis Miguel y su abogado fueron llamados a comparecer ante el ministerio público en la ciudad de México el pasado 25 de enero, pero ninguno asistió. A pesar de todos estos problemas, el pasado fin de semana se lo vio radiante en una discoteca de Acapulco, según cuenta el diario argentino La Nación.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *