martes, octubre 26, 2021
InicioCulturaLydia Lamaison sigue de gira

Lydia Lamaison sigue de gira

Hoy hace 4 años que una estrella del mundo del espectáculo dejó de brillar y empezó ese viaje que emprenden todos los artistas: se fue de gira.

Lo que nadie cuenta o nadie sabe de Lydia Lamaison es que más allá de su amor por el cine, el teatro y la televisión, amaba los libros, lo que la había llevado a estudiar en su juventud filosofía  y letras pero su interés por los libros la llevó a estudiar para ser maestra del primer nivel de educación.

[pullquote]«Para mis personajes no uso la parte emotiva porque tengo miedo de que me haga mal. No me voy a acordar de que murió mi mamá, no me hace bien. Trato de inventar, de no hacer cosas tan naturalistas».[/pullquote]

Los colegios perdieron una maestra pero el mundo del espectáculo había ganado una actriz que supo ser de las villanas más malas y de las más buenas también de las novelas del prime time. En televisión, estuvo en varias novelas, entre ellas Celeste siempre Celeste, Zingara, Jesús, el heredero y Muñeca Brava.

Así como también supo ser en el final de su carrera esa abuela buena, de ojos dulces que todos quieren tener, pero ella no quería hacer de buena, quería ser mala. No tuvo hijos en la vida real, lo cual es otro mérito para destacarla ya que interpretaba un papel que no le había tocado realmente, por lo cual no podía recurrir a la memoria emotiva como hace la gran mayoría de los actores.

Pero vale decir que el que la vió actuar de buena de mala, en novelas, películas, teatro. Si bien recibió un Martin Fierro 1994, como actriz de reparto y fue nombrada ciudadana ilustre, no fueron todos los premios que se hubiera merecido. Es que sus actuaciones hacían reir, llorar, estremecerse y hacer fuerza para no llorar cada vez que esa abuela mostraba sus ojos azulísimos en un primer plano, esos ojos conmovían, para bien o para mal.

Su entrada al mundo del teatro le abrió las puertas para todo. Ella mencionaba que el teatro le sirvió para aprender el sentido del rigor, la disciplina y el respeto. Y lo aprendió, claramente lo hizo y lo mostró hasta su  último día de actuación. Supo encadenar su amor por la actuación junto con su labor en la casa del teatro como vicepresidenta.

Alguna vez alguien le preguntó por la muerte….y ella dijo que lo lindo de la vida, era que nunca se terminaba de aprender, que la vida siempre tenía algo nuevo para mostrarte, y que la muerte no era algo que tuviera previsto.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments