domingo, diciembre 5, 2021
InicioInternacionalesMaduro quiere evitar el revocatorio a toda costa

Maduro quiere evitar el revocatorio a toda costa

Solo iban a llevar ayuda para el proceso de recolección de firmas del referendo revocatorio en el estado Portuguesa, en Venezuela, y en el automóvil trasladaban solo panfletos para brindar información sobre el proceso y dinero en bolívares equivalente a menos de 3 mil dólares para cubrir los gastos.

Esto, aparentemente, es lo que necesita el Gobierno de Nicolás Maduro para acusar a alguien de lavado de dinero e incitación pública a la violencia.

El joven venezolano-estadounidense Francisco Márquez-Lara, en compañía de su amigo de la infancia Gabriel San Miguel, lleva varias semanas en la cárcel «26 de Julio», situada en la población de San Juan de los Morros, en el centro del país.

La detención de los dos jóvenes sucedió el pasado 19 de junio, y muestra lo lejos que el régimen de Maduro está dispuesto a llegar para bloquear y desalentar los esfuerzos de la oposición venezolana de hacer este año el referendo revocatorio, y los riesgos que la joven militancia corre al promocionar este derecho democrático.

Los cargos que han sido presentados en contra de los jóvenes conllevan condenas de más de 15 años de prisión. Transparencia Internacional, otras organizaciones que velan por los derechos humanos y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, exigieron la inmediata liberación de estas dos personas.

Andrés Márquez-Lara, hermano de Francisco, ha informado que los dos jóvenes están recluidos en una de las más nuevas, pero peores cárceles venezolanas, lo cual es mucho decir en un país conocido por poseer con uno de los centros penitenciarios más violentos del hemisferio.

«Están en ese lugar en condiciones deplorables, en un espacio oscuro, húmedo y con zancudos. Se encuentran con otras siete personas, hay restricciones de agua», ha expresado Andrés Márquez-Lara.

«Los sacan una hora cada dos días y es donde pueden recibir luz natural. Donde están, la única fuente de luz natural que tienen es por un hueco que ha abierto una granada que usaron hace poco en un motín», añadió.

Para suerte de ellos, los otros prisioneros que están en la celda son «prisioneros políticos», lo que quiere decir que no se trata de reos comunes, como los que usualmente asumen el control de las prisiones en Venezuela usando la violencia.

 

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments