Maduro relanzó plan de seguridad

95

Venezuela.- El vicepresidente Tareck El Aissami dijo que el plan de seguridad que fue relanzado por el jefe de Estado, Nicolás Maduro, no es “represivo”.

El funcionario defendió la propuesta, diciendo que el plan implica “bloques de búsqueda contra bandas paramilitarizadas” que operan dentro de un territorio y someten a esa comunidad a la violencia y a la criminalidad.

Igualmente, manifestó que el último plan de seguridad implementado por el Gobierno de Maduro, llamado Operación de Liberación del Pueblo (OLP) se llamará a partir de ahora Operación Humanitaria de Liberación del Pueblo (OLHP). En tanto, aclaró que esta instancia que agrupa varios cuerpos de seguridad actuarán con “respeto absoluto a los derechos humanos”.

Asimismo, aclaró que las fuerzas de seguridad no se ocuparán de “ir a asesinar”, sino que se trata de un nuevo concepto que pretende “capturar y someter a la justicia a quienes cometan delitos”.

En ese sentido, explicó que la OLP en su fase original apuntaba a bloques de búsqueda y ahora se le agregará el acompañamiento de todas las organizaciones de base, además las organizaciones de derechos humanos.

El Aissami reiteró que el objetivo de este plan es actuar de una manera “efectiva y eficiente para golpear a esas mafias y a esas organizaciones paramilitarizadas de delincuencia organizada que en su mayoría responden a planes de desestabilización”.

También agregó que por instrucciones del presidente, los “espacios modelos” para iniciar la nueva política de seguridad será el Distrito Capital (Caracas) y el céntrico estado Miranda.

Maduro presentó ante la opinión pública “seis líneas de acción” que son parte de un plan para atender la “seguridad ciudadana” en el país. El plan fue denominado como “sistema de protección del pueblo”, en el que trabajarán todas las fuerzas de seguridad del Estado.

La primera línea de acción, según informó, será “la expansión de los planes deportivos culturales y de creación de valores del Movimiento por la Paz y la Vida”.

Como segunda línea ordenó realizar “los ajustes necesarios” para poner “en la calle toda la fuerza policial” y en tercer lugar anunció la instalación de los “cuadrantes de paz”, que según el ministro de Interior, Néstor Reverol, son una estructura en la que participan diferentes instituciones policiales y la ciudadanía.

“El fortalecimiento del sistema de protección popular para la paz SP3” se planteó como la cuarta medida y contará con “patriotas cooperantes para adelantarse con información a las amenazas e identificar las bandas criminales paramilitarizadas y las bandas de homicidas y sicarios, para hacer el trabajo de inteligencia”.

Este ha sido el punto que más polémica ha generado debido a que se estaría dejando en manos de civiles tareas de seguridad e inteligencia. Expertos han coincidido que las persecuciones por opiniones políticas se agravaran aún más con esta decisión presidencial.

En el quinto puesto tiene que ver con la recuperación y eficiencia del plan OLP que ahora se llama (OLHP) y, por último, las “casas de justicia” que, según explicó Maduro, son “para la resolución de conflictos, para la justicia temprana, oportuna y para llevar la autoridad del Estado” a la comunidad.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *