Manchester United se corona campeón de Europa League

100

El Manchester United pone en su vitrina el único trofeo que le hacía falta. Un United que nunca lo tomaron mal parado aun cuando el Ajax fue el dominador de la posesión y nunca dejó de intentar, pero nunca llegó a inquietar de manera peligrosa el arco rival.

Edimburgo, Suecia.- Habría dos sorpresas por parte del Manchester United que optaba por Smalling en la central, cuando todos creían que sería Phil Jones el que tomaría la posición del suspendido Bailly y también se inclinaría por Mata en lugar de Lingard que venía jugando como titular en toda competición como extremo derecho. El Ajax iba con el once de lujo sin ningún cambio.

Daría inicio la final con intensidad desde el primer minuto, a partir de un balón largo que peligrosamente buscaba Onana, que rechazaba con problemas. El United iniciaba tomando la iniciativa para llegar de manera más estructurada en busca de abrir el marcador. Era evidenciada la diferencia de promedio de edad entre ambos equipos, 22 para el Ajax y 27 para el Manchester que más allá de los números, lo que estaba pesando era la jerarquía y la experiencia del equipo inglés. La posesión y el que intentaba durante los primeros 15 minutos era el Ajax, que perdía la bola debido a errores no forzados y no lograban profundizar con peligro en arco rival, mientras que el United optaba por esperar a estos errores o el robo del balón, para contragolpear entendiendo lo vertiginosos que pueden ser de medio campo hacia adelante, cosa que al Ajax le hacía mucho daño, obligándolos a hacer transiciones defensivas, ya que atacaban con la mayoría de sus jugadores. Las más claras las tenía los Devils.

Al 19 se abriría el marcador con una viveza de Mata. El español se desmarcaba en un saque de manos ya en campo rival, recibiendo y acarreando rivales, para  posteriormente retrasar hacía Fellaini que inmediatamente cedía a Pogba en el centro de los linderos del área, que ya con presión de un defensor, sacaría un zurdazo que pegaba en el pie de Sanchez, desviando la trayectoria de la esférica y de esta manera dejaba sin oportunidad alguna a Onana. El partido entraba a donde normalmente le encanta llevarlo a Mourinho, una  ventaja para poder defender de manera férrea y hacer daño de manera vertical.

Los siguientes minutos seguirían con un mundo de imprecisiones del Ajax. Llegarían los minutos 30 y los holandeses se crecían, empezaban a hilvanar posesiones mas solidas y ya empezaban a tocar la puerta de Romero, estaban asfixiado el United ante la constante presión del contrario. Troure era el más desequilibrante en el ataque y por el otro lado, Pogba por de más del gol, estaba siendo omnipresente dentro del campo de juego, en ataque y sobre todo en la recuperación de la pelota.

Culminaría el primer tiempo con la misma tónica. Un Ajax que se le notaba dispuesto a ir por el partido mediante su filosofía ofensiva y un United que estaba jugando una partida de ajedrez dirigida por el pragmático estratega portugués, defendiendo de manera solida, cortando los circuitos ofensivos del contrario mediante marcas personales que forzaban a soltar el balón de manera inmediata a los de Amsterdam.

Se vendría el segundo tiempo, sorprendentemente con un Manchester volcado al ataque. Lo que no sorprendía era la manera en que llegaba el segundo gol. Al minuto 48 se producía un tiro de esquina producto de la agobiante presión que generaban, para que Smalling alcanzara a rematar hacia el suelo y le quedaba a Mikhitaryan que con marca encima y de espalda al arco alcanzaba a acrobáticamente contactar el balón en el aire con su pie derecho, con una especie de media chilena de parte del armenio. Doble error de marca por parte del Ajax sabiendo que el oponente es especialista en el juego aéreo.

Minuto 62 y un jugador tan importante como Dolberg no había podido aparecer, producto de esto es que llegaba el primer cambio. Salía el ariete danés que fue neutralizado totalmente, para darle entrada a David Neres, dejando a Traore como 9 y Neres se abriría como extremo. El Ajax chocaba contra la realidad y sabia que tener que meter un gol para meterse al juego a sabiendas que no habían tenido siquiera un aproximación de peligro. Al 70 reaccionaban los capitalinos tirados totalmente al frente, pero era imposible encontrar mal parado al United que inclusive cuando perdían el balón en campo contrario, retrocedían de manera inmediata.

Así pararían los últimos 20 minutos, inclusive el “Man U” ya solo esperaba al rival en campo propio. En el último minuto se daría un gran gesto de Mourinho, que le daba entrada a Rooney para que pudiera levantar el trofeo como capitán del equipo.

Culminaba el partido, y el rodaje de los jugadores del United se impondría de manera solida a la inexperiencia del Ajax. De esta manera obtienen los Red Devils un pase directo a Champions League.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *