McDonald’s llegó a Ciudad del Vaticano pese a las polémicas

104

Roma- Un restaurante de la cadena de comida rápida McDonal’s abrió sus puertas cerca de la ciudad del Vaticano y de la plaza San Pedro. 

A pesar de la oposición de distintos cardenales y restauradores de la zona, un restaurante de la cadena de comida rápida McDonald’s fue inaugurado cerca de la Ciudad del Vaticano y de la Plaza San Pedro.

Angelo Tosti, quien es propietario de la trattoria “Marcella”, ubicada del otro lado de la calle, expresó con ironía: “Estoy maravillado de que el Papa se exprese en contra de las multinacionales y hayan alquilado un espacio del Vaticano”.  Asimismo, añadió que “eso arruina a toda la zona”.

El restaurante del gigante estadounidense, que fue abierto el viernes en medio de la mayor discreción y dotado de una apariencia sobria, ya estaba repleto hasta reventar el martes.

Ocupa un pequeño ángulo entre un aglomerado de casas, alquilado por APSA, administrador de la bienes inmobiliarios de Vaticano. En el grupo de casas residen muchos cardenales y existe algunas embajadas ante la Santa Sede.

“Cuando uno visita Italia debería comer comida típica de la nación y cuando viene a Roma cocina romana”, comentó Angelo, mostrando todas las especialidades de su carta, que va desde pastas carbonara hasta alcachofas a la romana.

Sin embargo, para Brooke, un joven turista australiano que acaba de salir del McDonald’s con “burger de pollo” en una bolsa de papel, “eso es más rápido que la trattoria y está cerca de las atracciones turísticas”.

Las protestas llegaron a su máximo nivel el mes de octubre, impulsadas por una asociación de defensa del sector histórico que rodea al Vaticano.

La asociación teme la desaparición de “la identidad de la zona”,  ya parasitada por muchas tiendas de baratijas y locales de comida rápida.

“Es una decisión perversa y controvertida”, aseguró el cardenal Elio Sgreccia, en entrevista a La Repybblia, diario de la localidad que calcula el alquiler mensual en unos 30.000 euros.

Por otro lado, el martes la hermana Fancesca, que llegó de Liguria para hacer sus compras en una tienda religiosa, no había escuchado nada sobre la polémica.

“A los jóvenes les gusta eso”, expresó en muestra de aprobación, al considerar que pueden ir antes o después de la visita a la basílica de San Pedro. “Ya hay muchas trattorias”, agregó.

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *