Meade criticó el gobierno de Mancera al frente de Ciudad de México

98

El candidato a la Presidencia por la coalición PRI-Verde-Nueva Alianza aseguró que Miguel Ángel Mancera “quedó a deber” durante su gestión en el gobierno de Ciudad de México.

A juicio de Meade, Mancera no supo resolver el tema de la inseguridad, transporte y servicios públicos.

Pero este no fue el único pronunciamiento polémico más reciente de Meade. Pidió una elección “libre de narcotráfico y de intereses del extranjero” pues, afirmó, solos mexicanos deben elegir el gobierno que los represente.

Meade dijo que el exmandatario capitalino siempre recibió los recursos del presupuesto para resolver esos problemas, pero nunca dio soluciones.

Las posiciones de Meade

En una rueda de prensa, Meade fue consultado sobre la posibilidad de que Mancera, hoy jefe de Gobierno, tengan intenciones de optar por un escaño en el Senado por el PAN. A ello respondió que es “inconcebible que una ciudad como esta tenga contrastes sociales tan brutales y evidentes”.

“Es inconcebible que una ciudad como la Ciudad de México no haya resuelto problemas básicos como agua, luz y drenaje (…) que tengan que pagar una pipa, solapar los negocios de los delegados para dárselas”, dijo.

Afirmó que “es una ciudad cuyo gobierno nos quedó a deber, que debía entregar mejores cuentas al país, pues contó con un gran apoyo federal, nunca se le regateó el apoyo a la ciudad, nunca se le regateó el apoyo a su dirigencia”, acusó.

Meade defendió la decisión del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de presentar candidatos en listas plurinominales. Se mostró a favor de su integración dado que, desde su punto de vista, allí están representados diferentes grupos sociales y sectoriales que dan pluralidad en el equipo priista que acudirá a las elecciones presidenciales del 1 de julio.

Al respecto de esas candidaturas plurinominales, Meade puso el ejemplo de Ximena Puente, ex comisionada del INAI, quien dijo que ayudará en los temas de transparencia y acceso a la información en la postulación de los aspirantes bajo esa modalidad que, por cierto, el INE no ha rechazado.