Meade

Meade dice que Anaya es “experto en simular”

86

México.-El candidato de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, aseguró que Ricardo Anaya se exhibe como un experto en simulación; “en simulación inmobiliaria y en en el aeropuerto”.

Mencionó que la guerra sucia en campañas implica anonimato y mentiras; mientras que la rendición de cuentas da certeza al electorado mexicano.

“La guerra sucia se define cuando uno distribuye mentiras; cuando se ponen al centro del debate datos, eso no es guerra sucia; nadie puede esconderse a través de guerra sucia para esconder datos que son reales”, explicó.

En tal sentido, aseveró que son preocupantes las declaraciones del presidente del Partido Encuentro Social, Hugo Erick Flores. “Me parece muy preocupante que alternen entre soltar tigres y soltar descalificaciones”, sostuvo.

Intercampaña de Meade

Meade mencionó que en caso de ganar la elección, el primero en someterse a la ley será el Presidente. “Nadie puede estar por encima de la ley“.

Detalló que ninguna persona debe rehuir de un debate para explicar ideas y defenderlas.

“Es una elección presidencial y buscamos que haya los mayores elementos para juicios posibles; presentar ideas y capacidad de defenderlas no debiera rehuir nadie; el reclamo es de la ciudadanía”, aseveró.

Por otra parte, indicó que hace 12 años, López Obrador quería economizar recursos públicos con 12 debates; por ello comentó que esa ocasión se le veía con más preparación para los debates y defender sus ideas.

En tanto, se reunió con integrantes del Club de Industriales, donde explicó que Anaya debe deslindar responsabilidades sobre la acusación que pesa en su contra por lavado de dinero.

“No me toca ser quien juzgue si Ricardo es culpable o no; a mí me toca pedir, frente a los datos, que se deslinden responsabilidades, en el caso de Ricardo y en todos los demás casos”, señaló al recordar que un notario acusó que hubo simulación en la operación en que se implica al panista.

Finalmente aclaró que México no acepta injerencia alguna en el proceso electoral ni la calificación de sus candidatos, pues la única que tiene derecho a opinar acerca de los mimos es la ciudadanía, pues las fuerzas políticas a ella se deben.