Médico nativo aboga por la medicina natural

125

Brasil.- Un pueblo llamado Kumenê, ubicado en Amazonas, nunca había contado con la presencia de médicos residentes, hasta la llegada del cubano Javier López Isbell Salazar, quien hizo descubrimientos sorprendentes en cuanto a la medicación utilizada por estos pobladores.

Un consumo inadecuado de algunos fármacos se asoció con la llegada de dos misioneros religiosos a la región en la década de 1960. Los enviados lograron convencer a los nativos que sus plantas y tés eran “brujería y cosas del diablo”.

Las tradiciones fueron finalmente sustituidas por las dosis de antibióticos abusivas. Para restituir la situación, Salazar creó un jardín con plantas medicinales citadas en la literatura científica con las que pudiera tratar la mayoría de los problemas de salud existentes en el pueblo, como los resfriados y la diarrea.

Dentro de este jardín clínico existen plantas conocidas popularmente como el boldo, la baya del saúco, el aloe vera, la albahaca, entre otros. Esta planta suele ser muy eficaz para el alivio de los síntomas de la gripe, una de las enfermedades más comunes en la comunidad, ya que tiene efecto expectorante.

“En el estudio epidemiológico que realice, me di cuenta de que hay dos épocas del año en el que se producen varios casos de gripe. Antiguamente se atiborraban a antibióticos hoy usan tizanas con limón y a los pocos días se encuentran repuestos“, resaltó el doctor.

Otro de los cambios que fue ofrecido por Salazar y su equipo de salud fue acerca de los riesgos de contaminación del agua por la descarga de residuos domésticos en los ríos. Según el médico, los nativos se encargaban de construir sus baños cerca de las orillas del curso de agua que rodea el pueblo, en la confluencia de Uaçá y Curipi.

Todo esto logró que el agua que usan para bañarse y hasta cocinar estuviese contaminada. “Explicamos y ayudamos a construir fosas sépticas con lo que conseguimos una mejor calidad de vida. Creo que las medidas que las técnicas que estoy llevando a cabo funcionan, debido a que las enfermedades están desapareciendo”, agregó Salazar.

El médico aseguró sentirse muy satisfecho porque gracias a los consejos cada día tiene menos pacientes, lo que le hace pensar que está haciendo un buen trabajo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *