Sin Categoría

Mexicanos reconstruyen sus casas a falta de ayuda del gobierno

Ladrillo a ladrillo, los damnificados avanzan en la reconstrucción de sus casas cuatro meses después del terremoto en México, con el miedo de dejar su vivienda a medias por falta de recursos y la polémica por el supuesto desvío de dinero en el reparto de ayudas.

En la mayoría de pueblos del centro y sur de México, los más afectados por los sismos del 7 y 19 de septiembre pasado, las labores de reparación son evidentes en muchas viviendas por parte de sus propietarios o albañiles contratados para tal fin.

En Jojutla, el municipio más cercano al epicentro del sismo del 19 de septiembre, se mezclan obreros, varillas y cemento con casas con graves grietas y terrenos baldíos y ya despojados de las ruinas que antes fueron hogares.

El paisaje se repite en otros pueblos como Atenango del Río, en Guerrero, o en Joquicingo, en el Estado de México, cuyo centro quedó destrozado por el temblor y, si bien el campanario sigue al borde del colapso, muchos vecinos han dedicado sus ahorros y la ayuda recibida a reparar sus viviendas, a menudo desde cero.

Temor por no realizarse la reconstrucción

Abunda el miedo de no saber si dispondrán de suficientes recursos para poder acabar vivir de nuevo bajo un techo.

“El presidente Enrique Peña Nieto no ha vuelta acá. Y quisiéramos que viniera a ver cómo está, porque no alcanza con lo que nos dieron, y además no hay recursos”  dijo Consuelo Francisco Hurtado, una habitante de Jojutla que lo perdió todo en el temblor.

El verbo “alcanzar” -para la comida, para la vivienda- se repite una y otra vez entre los afectados tras los sismos de septiembre en México. Según datos oficiales, ambos terremotos generaron daños parciales o totales a 184.000 viviendas.

El Gobierno federal anunció el reparto de ayudas a través del Fondo de Desastres Naturales (Fonden). El monto varía según si el daño en el domicilio es total o parcial, y una parte se da en efectivo y la otra se destina a la compra de materiales.
A esta ha de sumársele una ayuda por parte de los fondos de cada estado, y las autoridades afirman que el apoyo económico puede llegar hasta los 120.000 pesos (unos 6.450 dólares).

Pero las críticas son muchas: “Con lo poquito que nos dieron del Fonden compramos todo el material, y vamos a ir demoliendo poquito a poquito”, relató desde Jojutla José Luis Campos Gómez, que ha pasado cuatro meses “muy críticos”.

Muchos damnificados advierten que no llegó la prometida ayuda de parte del estado, que había de apuntalar los recursos entregados a nivel federal.

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Close