México terremoto recuperación

México 90 días después de la tragedia

119

México.- Este martes se cumplen tres meses del sismo de magnitud 7.1, con epicentro en los límites de Puebla y Morelos, que marcó a México con más de 300 personas fallecidas e incontables desaparecidos y damnificados.

En la localidad de Jojutla, Morelos, el movimiento sísmico también se llevó consigo la oportunidad de conseguir un empleo a causa de los derrumbes.

Desafortunadamente para esta localidad, la economía colapsó y decenas de personas han migrado a otros estados del país para poder mantener a sus familias.

Una de las afectadas, Adriana Tinoco, se quedó en Jojutla con sus tres hijos; su esposo se fue a trabajar a una empresa dedicada a la construcción en Guanajuato para mandar el sustento que necesita su familia y poder sobrevivir ante tan precaria repercusión.

Tinoco expresó que estas fechas decembrinas serán muy tristes; “pasar la navidad en esta situación es difícil” además es aun más triste ya que “quisiera que mi esposo estuviera acá, pero también tiene que estar trabajando para mandar dinero”.

Al igual que el esposo de esta triste mujer, se encuentran decenas de personas que buscan la forma de sobrevivir en empleos transitorios, con sueldos que rayan en la miseria y sin prestaciones. Obligados a hacer caso omiso a tan frustrante situación laboral, para ellos la prioridad es llevar alimento a sus familias.

Otras entidades de México

En el estado de Oaxaca, otra entidad afectada por los sismos, emergió la solidaridad y el sentido de compañerismo entre los habitantes.

Como un intento de de sobrellevar la crisis, el restaurante-bar Coco Bongo se había ofrecido a funcionar por las mañanas como aula multigrado para los alumnos damnificados que siguen sin escuela en Juchitán de Zaragoza y municipios colindantes, cumpliendo este martes 19 de diciembre, tres meses de prestar tan honrosa labor .

Utilizando las mesas de billar y las sillas de plástico como pupitres durante la mañana, por las noches sirven para que los parroquianos guarden descanso.

La iniciativa de apoyar a los jóvenes a continuar con sus actividades escolares fue promovida por  Carlos Antonio López y su esposa, ambos padres de dos escolares, cediendo temporalmente el bar para atender a niños y niñas de nivel básico por lo que el Instituto Estatal de Educación Pública (IEEPO) comenzó a suministrarles materiales para usar en clases.

 La jornada inicia a las ocho de la mañana, cuando los alumnos reciben un desayuno caliente antes de iniciar sus respectivas lecciones.