México no se levantará de la mesa de negociación del TLCAN

101

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) aún tiene una piedra de tranca en el proceso de negociación. Ninguna de las partes piensa en ceder posiciones clave. Una de ellas es México, que se opone a que Estados Unidos le imponga aranceles a la importación de aluminio y acero.

“Ningún país involucrado en la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) tiene la intención de levantarse de la mesa en este momento”. Así lo señaló el jefe negociador mexicano, Kenneth Smith Ramos.

Aun así, México se esfuerza por mantener a flote una relación comercial bilateral histórica con Estados Unidos, que no le conviene a ninguno de los dos tirar por la borda.

“Ni Canadá ni México ni Estados Unidos estamos en una posición de tomar medidas de levantarnos de la mesa, estamos trabajando de manera constructiva” Esto lo aseguró en la sede de la séptima ronda de la renegociación del acuerdo.

En reiteradas ocasiones, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado también que México le ha “robado” puestos de trabajo y mano de obra a su país.

México niega esta afirmación y, por el contrario, llama a su aliado a fortalecer la relación en materia de intercambio laboral y productivo.

Pero México se opone rotundamente a que Estados Unidos le imponga pagos de aranceles que, de ser muy elevados, representarían un déficit comercial para México por altos gastos de importación.

“Por supuesto sentimos que a través del TLCAN, y por la relación de aliados estratégicos que somos de Estados Unidos, deberíamos ser excluidos de ese tipo de medidas y vamos a mantener esa posición”, señaló Smith.

Canadá insta a México a salir del TLCAN

El otro aliado norteamericano de México, Canadá, no se queda atrás. Y es que el líder del sindicato canadiense Unifor recomendó a México y a la propia Canadá que abandonen la negociación del TLCAN. También invitó a que impongan “medidas” punitivas a Estados Unidos por tratar de establecer aranceles que, según analistas, son poco competitivos y ventajistas.

El negociador de la delegación mexicana destacó que “hay avances en temas como telecomunicaciones, comercio digital, obstáculos técnicos, así como medidas sanitarias y fitosanitarias”.