México: ¿Cómo crecer económicamente sin el TLCAN?

96

México. – Enrique Dussel, director del Centro de Estudios China-México de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México  (UNAM), reveló que México no cuenta con una evaluación pública del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y de su impacto real en la economía.

Ante ese panorama, México no se ha  planteado cómo  crecer económicamente sin Estados Unidos y el acuerdo del TLCAN. Para este país el escenario puede ser devastador, sin embargo eventual salida requieren repensar en su totalidad la relación con Estados Unidos y su modelo económico desde la base.

El académico explicó que “el TLCAN tiene 23 años de inaugurado, pero no le ha significado un mayor crecimiento del Producto Interno Bruto para México, y sí ha provocado que el país se convierta en una economía meramente manufacturera, no industrial, concentrada en el exterior sin considerar el desarrollo del mercado interno”.

[pullquote]“El país debe cuestionarse si hay o no un plan B”.[/pullquote]

Estas declaraciones fueron ofrecidas por el director de la UNAM, Enrique Dussel, durante el Seminario TLCAN y desarrollo: Entre el neoproteccionismo norteamericano y la visión nacional del siglo XXI, organizado por el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), el Colegio de México (Colmex) y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Dusse afirmó que en México “somos exportadores de importaciones. En el país se importa hasta el 40 por ciento, y la mayoría de estos productos se vende a Estados Unidos, y corresponden mayormente al sector automotriz”.

Rubros como el agrícola, juguetes, muebles, textiles o calzado han sufrido un virtual extermino en dos décadas de TLCAN, debido a que México no ha podido competir con Estados Unidos”, explicó.

Para Arturo Oropeza, investigador del  Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, detalló que la llegada de Trump a la Casa Blanca “es un síntoma de la clase trabajadora que no se ha beneficiado de la globalización, y que desde 2008 sí ha sentido el reflejo de la crisis”.

Por su parte, el diplomático Francisco Suárez, ex embajador de México en Canadá y subsecretario de Hacienda y Crédito Público, confirmó que “el país requiere de un modelo neodesarrollista que supere al neoliberalismo, privilegie al mercado interno sobre el externo y al crecimiento económico sobre la estabilidad, para llevarlo a tasas de crecimiento de más del 6 por ciento, como las ubicadas entre las décadas de 1940 y 1970”.

Los académicos también conversaron sobre una posible reforma fiscal necesaria para reducir el gasto y eliminar dependencias, instituciones y programas que no son eficaces y cuestan dinero.

Asimismo, concluyeron diciendo que las modificaciones al tratado que se susciten durante el encuentro del 31 de enero entre México y Estados Unidos debería generar una dinámica positiva para ambas naciones, de lo contrario, el Estado Mexicano también debería contemplar la posibilidad de abandonar el Tratado.

En ese sentido, José Luis de la Cruz, director del  Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), concluyó que “el país debe cuestionarse si hay o no un plan B”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *