México estudia reemplazar a Venezuela en Petrocaribe

116

México.- El gobierno mexicano se encuentra estudiando la posibilidad de reemplazar a Venezuela en Petrocarible si el gobierno del presidente Nicolás Maduro llega a colapsar, según tres funcionarios con conocimiento del plan.

Las conversaciones sobre cómo diseñar los créditos a través de los cuales México podría vender crudo de bajo costo y productos de petróleo a los clientes de Petrocarible en Centroamérica y el Caribe tienen solo unas pocas semanas, según dos funcionarios del Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Energía.

El esquema venezolano de Petrocarible fue lanzado en 2005, y desde entonces ha suministrado a una docena de estados caribeños suministros de petróleo bajo un mecanismo de créditos flexibles, obligándolos a pagar en efectivo por parte de cada envío y financiando el resto a tasas de interés bajas o en compras de bienes y comida.

No obstante, el colapso en los precios del petróleo ha causado una gran recesión en Venezuela y el gobierno de Maduro ha enfrentado meses de protesta, divisiones dentro de su administración y una cada vez mayor presión de la comunidad internacional.

La lealtad de las naciones integrantes del convenio al gobierno venezolano también ha impedido que México y sus aliados obtengan los suficientes votos como para censurar a Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA).

A pesar de que el plan de México a penas esta en conservaciones y quizás no llegue a concretarse, empezar a hablar del tema podría acabar con el ya debilitado apoyo al gobierno de Maduro. La idea además forma parte de un nuevo ejemplo de que México lidera los esfuerzos latinoamericanos, respaldados por EE.UU., para que en Venezuela se logre una transición democrática.

La recesión venezolana también ha reducido el suministro de petróleo a Cuba en los últimos años, lo que ha llevado a la isla a limitar las ventas de combustible y pedir ayuda a Rusia.

El canciller mexicano, Luis Videgaray, también estuvo en La Habana la semana pasada para tratar de persuadir a Cuba de que contribuya  con una solución política que mejore la situación de Venezuela, dándole garantías de que México los apoyaran si el gobierno de Maduro llegara a caer.

Los ministerios que presuntamente estarían involucrados en el plan no respondieron a solicitud de comentarios por parte de la prensa mexicana, así como tampoco la estatal venezolana Petróleos de Venezuela (PDVSA).