México: hay nerviosismo ante el exilio masivo de migrantes

102

México.- “En todo el territorio de México existe un gran desconcierto e irresolución. Eso se experimenta especialmente en la localidad de Tijuana debido a que muchas familias poseen una relación periódica con Estados Unidos; van a trabajar allá y retornan en la tarde”, afirmó Rafael Alarcón, científico del Colegio de la Frontera Norte, en Tijuana.

Según reseñó el portal web DW, el experto en temas migratorios recalcó que lo más peligroso de la crisis en la correspondencia y las relaciones diplomáticas entre México y Estados Unidos, incitada con la toma de posesión del magnate Trump a la Casa Blanca, es el ultimátum de deportación de más ciudadanos mexicanos.

De este modo, Alarcón recordó una circunstancia histórica: la crisis migratoria estimulada por la gran depresión en Estados Unidos, cuando estuvieron desterrados medio millón de mexicanos. “Deportaron a familias íntegras, muchos nacidos en territorio de los Estados Unidos. Entonces hubo una cresta de solidaridad en la República de México para favorecer a los deportados”, declaró.

Sin embargo, la primera reglamentación moderna que consintió una deportación seria y masiva de migrantes fue la instruida por Bill Clinton en el año 1996, según el versado. “Los demócratas no se encuentran libres de culpa, yo valoro que entre los años 1998 y 2014 Estados Unidos ha desterrado a cerca de cuatro millones de ciudadanos mexicanos”. Barack Obama, llamado el deportador regente por ordenaciones de migrantes, deportó a unos cuatrocientos mil migrantes al año, un 75% era de origen mexicano.

Photo by alvaro_qc

Alarcón advirtió que ni la administración, ni la sociedad azteca se han dado cuenta de la gran desdicha que ha venido ocurriendo respecto al exilio masivo, que por cierto, contiene además a residentes permanentes reglamentarios. “A los únicos a los que no se les puede desterrar es a los pobladores naturalizados”.

Cientos de localidades pobres viven de las remesas

Tras la victoria del aspirante republicano, las remesas remitidas a la República de México se despuntaron por el temor de que efectuara su promesa de campaña de asignar un impuesto adicional a esas exportaciones para invertir en el muro fronterizo que propuso edificar. Según el Banco de México, las remesas consiguieron el año pasado más de veintisiete mil millones de dólares, su nivel más alto durante los últimos veinte años.

Las remesas, que proceden primariamente de los expatriados mexicanos en Estados Unidos, personifican la segunda fuente de divisas de la República de México después de las expediciones de la fabricación automotriz. 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *