Internacionales

México: Paracaidista reclamó indemnización por accidente

Muerte de paracaidista impulsó a Saúl Santaella reclamar indemnización

En México, junto a otros países, es normal que haya empresas dedicadas a los deportes extremos, siendo reguladas por organismo oficiales, que manejen el cumplimiento y  mantenimiento del equipo de trabajo.

Sin embargo, en México  las empresas dedicadas a este rubro obligan a firmar a los clientes  un documento, donde los exonera de responsabilidad en caso de algún accidente o incluso la muerte.

Asimismo, los clientes se hacen responsables de las medidas ocasionadas en el trayecto, evitando realizar demandas a las empresas así  se presente negligencia, incluso defender acciones de tercera persona.

Entre las empresas está el Centro Deportivo de Paracaidismo Cuautla A.C., desde hace 20 años en Puerto Escondido, México. 

El accidente

El 17 de marzo de 2017, murió Úrsula Hernández, paracaidista de 43 años y esposa de uno de los dueños de la empresa, tras chocar con un ruso en pleno aterrizaje.

Hernández falleció al presentar graves fracturas en el hospital, mientras que el ruso solo presentó lesiones leves.

La empresa tras la muerte, culpó al ruso ya que lo acusó de “transgredir” las reglas de operaciones para aproximación en aterrizaje.

Asimismo, el accidente se grabó y el Ministerio Publico lo usó como pruebas, debido a que se consideró un homicidio.

El duelo

La empresa no se detuvo tras el accidente, continuó laborando al día siguiente.

A través de una entrevista con El Universal, el alcalde de Santa María Colotepec, Valentín García Hernández, informó “al otro día del accidente ellos ya estaban volando y nos pareció muy grave, así que los suspendimos y solicitamos la Dirección del Aeronáutica Civil de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) que realizara las investigaciones”.

El 21 de marzo, nuevamente la empresa pudo seguir volando tras tener los permisos vigentes.

La Indemnización

Saúl Santaella, de 26 años, se estrelló el 10 de enero sobre el techo de un hotel en Playa Zicatela, quien era dirigido por Eduardo Correa, instructor de vuelo de la empresa Centro Deportivo de Paracaidismo Cuautla C.A.

El accidente ocasionó a Santaella seis tornillos en la columna vertebral, una placa y dos clavos en el fémur. Asimismo, aseguró Santaella que le realizaron tres operaciones y más de 500 mil pesos en gastos médicos.

Santaella aseguró que el instructor le dio malas indicaciones y “dirigió mal mi aterrizaje, pero desde un principio ellos me culparon”.

Antes del salto, Santaella firmó el documento donde se le exonera de responsabilidad a la empresa.

Sin embargo, la empresa aseguró ofrecerle un seguro de vida por 2 mil pesos, el cual Santaella se negó.

Tras dicha aseguración Santaella informó a las autoridades que no se le ofreció ningún seguro.

La autoridad municipal solicitó a la empresa la responsabilidad de los gastos de Saúl, así como un seguro de vida a los clientes y mejorar sus protocolos de seguridad.

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Close