México y Japón emplearon tecnología sísmica

115

México.- Con una inversión de capital de cerca de siete millones de dólares, el Instituto de Geofísica de la  Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en conjunto con corporaciones niponas, trabaja en el plan de  Evaluación del Peligro Asociado a Grandes Terremotos y Tsunamis en la Costa del Pacífico azteca para la moderación de desastres naturales, en la fisura sísmica de la localidad de Guerrero.

El especialista investigador y líder del proyecto, Víctor Manuel Cruz Atienza, manifestó que se detectó que los sismos de inclinación y dinamismo lento poseen una periodicidad de cuatro años, y se pronostica contar, para finales del año 2018 o principios del año 2019, con información provechosa ante el próximo hecho natural  que sucedería.

Según reseñó AFP, el especialista, escoltado por la investigadora Vala Hjörleifsdóttir, afirmó que ese tipo de sismos en su enorme generalidad no han derivado en  movimientos de gran violencia, y aun cuando existe certidumbre causal entre ambos fenómenos, “no logramos de ninguna forma advertir a la población de algo de lo que poseemos poca convicción de que ocurra”.

En conferencia de prensa ante los medios de comunicación, el líder del proyecto en la República de México  subrayó que la parte en la que más se ha evolucionado es en instrucción para la prevención de desastres. “En este trabajo participan peritos japoneses, quienes han recorrido Zihuatanejo y han conversado con diferentes autoridades particulares para efectuar actividades específicas, entre ellas maniobras ya documentadas”, acotó. “Se trabaja en un procedimiento piloto en la localidad de Ixtapa, Zihuatanejo, para el adelanto y ejecución de planes y materiales para someter el riesgo en franjas urbanas expuestas basados en apreciaciones de riesgo”, añadió.

Resultado de imagen para México y Japón emplearon tecnología sísmica

Lo que conseguiría aportar a este proyecto, acentuó, es que la ocurrencia en territorio de México de sismos lentos, o de cierto arquetipo de sismicidad lograría encontrarse vinculada con la ocurrencia de un seísmo grande, es decir, si se trata de fenómenos precedentes.

El proyecto asume como propósito la explotación las identificaciones de la red de investigación sismo-geodésica en mar y tierra (que contiene casi ochenta instrumentos), para aminorar el riesgo asociado con terremotos y capitales tsunamis, debido a que ambas naciones se hallan en la región sísmica más activa del mundo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *