Misoprostol ginecológico

Misoprostol ginecológico fue autorizado por la obra social de la Sosunc

304

Argentina.- A partir de este mes, el servicio de obra social de la Universidad Nacional del Comahue (Sosunc) incorporó la cobertura del Misoprostol ginecológico, indicada para la interrupción del embarazo en los casos que contempla la ley.

La aceptación de la determinación se hizo luego de que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (Anmat) aprobara la venta, bajo receta archivada, de Misop 200, producido por laboratorio Domínguez, con fines ginecológicos, el pasado octubre.

Hasta hace unos meses, el Misoprostol se conseguía en las farmacias, combinado con Diclofenac, y bajo el nombre comercial de Oxaprost, cuyo uso ginecológico no está autorizado.

Pero la nueva disposición del ANMAT permite la comercialización de Misop 200 o Misoprostol ginecológico en una presentación de venta de doce comprimidos, dosis necesaria para la interrupción legal del embarazo (ILE).

Por su parte, el Laboratorio Domínguez anunció que la presentación de venta del Misoprostol ginecológico estaría disponible para fines de año.

Presentación del Misoprostol ginecológico comercializado por el Laboratorio Domínguez.

Lea también En Costa Rica apoyan el aborto terapéutico

Sosunc autorizó Misoprostol ginecológico

El Consejo Directivo de Sosunc autorizó por unanimidad la cobertura al 55% del Misoprostol ginecológico, petición realizada en conjunto por el sindicato Adunc y la comisión de Protocolo de Violencias Sexistas de la UNC.

“No hay ningún motivo para decir que no a esta solicitud, ninguno. Se funda básicamente en la existencia del nuevo Misoprostol, que ha sido aprobado por la ANMAT, para uso ginecológico y autorizaba su venta en las farmacias. No sólo se usa para la ILE, sino para hemorragias, aborto incompleto, y otras indicaciones”, afirmó Gabriela Luchetti, integrante del Consejo Directivo de Sosunc.

La obra social es una de las pocas que manifestó públicamente su incorporación, pues el sistema público de salud de la Provincia aún no avala el medicamento.

“En la Argentina hay un aborto legal desde 1921 y por no hablar de eso se había convertido en algo que era ilegal. Al no hablarlo no forma parte del conocimiento popular y la gente no te lo puede reclamar si no sabe (…) Hablarlo produce algo que se llama acceso. Conocimiento es acceso”, planteó Luchetti.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *