Mono de Kapanga aseguró que se alejó de las drogas con un sangriento ritual

292

El mono Kapanga dejó a todos helados durante su visita al ciclo “Podemos Hablar”, donde reveló que con la ayuda de un Pai Umbanda fue partícipe de un ritual sangriento que lo ayudó a alejarse de las drogas y el alcohol que estaban consumiendo su vida.

Martín Fabio, hoy de 50 años, mejor conocido como el Mono de Kapanga, abrió su corazón al público para contar las dificultades que debió enfrentar años atrás.

Inició su relato en el ciclo de Andy Kusnetzoff de la siguiente manera: “Era borracho y falopero. Merca y alcohol. Fueron cuatro años que me la di duro. Hoy hace 26 años, dos meses y 14 días que no tomo”.

Al ser consultado sobre la forma en la que logró deshacerse de los vicios detalló: “Sabés cómo… con un pai umbanda. Era mi amigo Luis del bingo… me dijo ‘yo si querés te puedo ayudar’. Y yo sin nada que perder, fui con mi papá. Me pasé un menjunje por el cuerpo”.

Ayudado por fuerzas sobrenaturales

Comenzó detallando que se trataba de un ritual que incluía a un hombre poseído por los espíritus y aunque le daba temor decidió seguir adelante.

“La mujer (del pai umbanda) era la medium y me decía ‘quedate tranquilo’. Había música, tambores, y Luis que saca una jaula, palomas, un cuchillo y ‘plum’, las degolló arriba mío. Después otra jaula, un gallo, se lo puso en la mano y ‘plum’. Fue zarpado, estaba todo ensangrentado”.

No solo él estaba impactado, su padre ni salia del asombro. Tras culminar el ritual le informaron que debía pernoctar en ese lugar aquella noche para que el trabajo estuviese completo y luego debió probar algo que fue pavoroso pero que accedió a comer porque tenía demasiada hambre.

“Ahí volvió Luis y me dijo ‘salió todo bien… te va a agarrar sueño y hambre’, cosas que yo no tenía desde hacía unos años… me trajeron un caldito, me lo tomé y al rato la mujer me trajo las palomas hervidas sin las cabezas y me las comí. Tenía un hambre”, completó el Mono, que desde entonces no volvió a probar ni alcohol ni cocaína.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *