Monseñor venezolano en España habló sobre la crisis del país

130

España. – Universidad Pontificia de Comillas, en Madrid, invitó al monseñor Ubaldo Santana, arzobispo de Maracaibo, quien durante la conferencia no pudo contener las lágrimas por la situación actual de Venezuela.

El arzobispo de Maracaibo, monseñor Ubaldo Santana, narró las terribles situaciones por las cuales está pasando el pueblo venezolano. Antes de iniciar la conferencia dijo que “las condiciones en las que vive el pueblo reclama de las autoridades respuestas inmediatas”. Santana argumentó que “no hay derecho a que nuestra gente tenga que sufrir tanto. Sin recursos para vivir, sin trabajo productivo, inseguridad total, y viviendo en medio de grandes precariedades”.

Sobre la posición de la iglesia ante los escenarios adversos de hambre y crisis que vive el país caribeño, el arzobispo expresó que “las distintas posiciones de los obispos venezolanos han tenido diferentes valoraciones y, a lo mejor, no siempre hemos actuado de la mejor manera. Pero en los últimos años, la Conferencia Episcopal Venezolana ha ganado en fraternidad y en unidad”.

Para Ubaldo Santana “se han producido grandes movimientos de solidaridad, el pueblo ha aprendido a convivir mejor. Hay gestos de buen trato, de ayuda recíproca y gran amor por los niños y por los ancianos”. Pese a ello, el monseñor le explicó a los españoles que “los cinco tribunales venezolanos liquidarán cualquier posibilidad de que pudiera organizarse un referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro; eso ha supuesto una gran frustración al pueblo”.

En cuanto al diálogo, el arzobispo declaró que “si el pueblo venezolano no aprende a dialogar, la otra puerta es la violencia y el derramamiento de sangre. Ningún intento de diálogo, y yo he sido testigo, ha sido fructuoso”. Santana aseveró también que “muchos piensan que es una pérdida de tiempo. Tampoco tenemos una tradición de diálogo, y es lo que tenemos que aprender”.

En Venezuela, pese a las iniciativas del gobierno para tratar de apoyar en la crisis de alimentación generada por las políticas económicas equivocadas que ha asumido por años, a los ciudadanos se les vulnera su derecho al acceso de los alimentos sanos y de buena calidad, bien porque nos los hay o los que expenden en los anaqueles superan los ingresos económicos de un trabajador con ingreso básico.

Simplemente, la gente está sufriendo y les ha tocado, a muchos, ir a los basureros o mercados municipales para recolectar alimentos, y no morir de hambre. Así lo informaron medios locales e internacionales, que no han podido creer lo que vive un país,que en otras épocas fue uno de los mejores de América Latina.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *