muertes por armas de fuego

Muertes por armas de fuego en EEUU alcanzaron máximo histórico

294

Un nuevo máximo histórico alcanzó Estados Unidos en 2017 en cuanto a las muertes por armas de fuego. Según los datos difundidos por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el porcentaje de 2017 es el más alto en los últimos 40 años.

De hecho, el organismo estipula que cerca de 40.000 personas murieron en eventos relacionados con armas de fuego el año pasado en el país americano. Las 39.773 muertes por armas de fuego suponen un aumento de unas 10.000 respecto a las 28.874 registradas en 1999.

En la actualidad, se producen unas 12 muertes por cada 100.000 personas. Esto refleja un aumento considerable de las muertes por armas de fuego alcanzaron un máximo histórico desde aproximadamente 1979, cuando este tipo de fallecimientos comenzaron a ser registrados en las bases de datos de defunciones en relación a los eventos con armas de fuego.

Estos datos reflejan que 14.542 personas fallecieron en distintos casos de muertes por armas de fuego.

Lea también Justicia de Canadá otorgó libertad bajo fianza a Meng Wanzhou

Un 2017 sangriento

El año pasado es considerado como uno de los periodos más mortíferos en Estados Unidos, debido al número de tiroteos en masa, como las masacres del concierto de Las Vegas y de la iglesia de Sutherland Springs, en Texas.

Por otro lado, el aumento de los suicidios con armas también contribuyó a engrosar la lista. Se registran al menos 24.000 suicidios de esta forma.

Mientras que hace diez años, la cifra de suicidios con armas de fuego en EE.UU. era de 17.352, según informaciones del portal de noticias The Hill.

Las muertes por armas de fuego han afectado principalmente a hombres afroamericanos. Según el estudio de CDC, 486 de las muertes han sido de forma no intencionada, mientras que otras 338 no se han determinado.

Prevenir muertes por armas de fuego

La Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), señaló a través de su cuenta de Twitter que las leyes sobre el control de armas no son las respuestas más idóneas ante el creciente número de muertes por armas de fuego.

“Si queremos prevenir más actos de violencia terrible nuestros líderes tienen que dejar de demonizar a los hombres y mujeres de la NRA y encontrar soluciones que salven vidas”, indicó la organización.

Por su parte, la excongresista demócrata por Arizona Gabrielle Griffords, quien estuvo a punto de perder la vida en un tiroteo en 2011, aseguró que los datos obtenidos recuerdan “cuántas vidas se cobra la crisis de violencia por armas de fuego” en Estados Unidos cada año y “por qué la población está instando a que se tomen medidas”.

“Es inaceptable que el número de muertes por disparos siga subiendo mientras Washington se niega incluso a debatir las políticas sobre el control de armas, que sabemos que podrían salvar vidas “, aseveró en un comunicado.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *