Entretenimiento

Murió Margot Kidder, actriz que dio vida a Luisa Lane en los 70

La actriz canadiense murió en su casa a los 69 años

La actriz canadiense Margot Kidder, que interpretó a Luisa Lane en Superman, murió en su casa a los 69 años. Aunque se desconocen las causas de la muerte,  fue notificada a través del sitio web de la casa funeraria que hará su servicio, Livingston (Montana, noroeste).

Margot Kidder nació en 1948 en Yellowknife (Territorios del Noroeste, Canadá). Estuvo casada tres veces, la última con el director francés Philippe de Broca (1983-1984). Deja a una hija, Margaret, de 42 años.

la inolvidable Lois Lane de la primera trilogía de Superman

Actriz de larga trayectoria

La actriz comenzó su carrera en su Canadá natal, pero pronto se mudó a Los Ángeles. Allí comenzó a trabajar en televisión, en series como The Mod Squad.

Kidder protagonizó con Christopher Reeve la exitosa serie de películas del hombre de acero.

Continuó actuando hasta el año pasado, tomando papeles pequeños en producciones de cine y televisión, incluida “Smallville”, una serie sobre la infancia de Clark Kent en Kansas antes de ser conocido como Superman.

Allí interpretó a Bridgette Crosby, la asistente del doctor Virgil Swann, que fue encarnado por Reeve (quien falleció en 2004).

Kidder batalló con un desorden bipolar por años, que la llevó en 1996 a la indigencia por algunos días. Se convirtió entonces en una activista por las enfermedades mentales.

Declaraciones e intimidades

A principios de los 70, la casa que Margot Kidder compartía en Malibú con su amiga Jennifer Salt, hija del guionista Waldo Salt, se convirtió en el epicentro de reunión del grupo de jóvenes directores que revolucionaron Hollywood en esos años.

Steven Spielberg, Martin Scorsese, la pareja de productores compuesta por Juila y Michael Phillips (Taxi Driver), Richard Dreyfus, Walter Hill, entre otros, eran algunos de los constantes de la casa en la playa. Durante estas reuniones y encuentros no faltaban las intrigas amorosas, ni las drogas.

“El consumo de drogas produjo un montón de ideas pantanosas pero también muchos pensamientos creativos y, lo que es aún más importante, la posibilidad de derribar barreras personales y lo ridículo del orgullo y el tener una personalidad pública falsa. Si no hubiese sido así ninguno de nosotros hubiéramos podido desarrollar nuestros talentos. Pero Steven Spielberg no consumía drogas, ni Brian (De Palma) y Marty (Scorsese) tampoco lo hacía hasta después cuando se metió en problemas con la cocaína. Los directores que terminaron siendo exitosos protegían mucho su cerebro”, cuenta Kidder en el libro Easy Riders, Raging Bulls, de Peter Biskind.

Lea también Reina Isabel II autorizó la boda del príncipe Enrique

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Close