Músicos de las favelas tocarán para el Papa Francisco

92

Brasil-. En el año 2013, las lágrimas de Débora Santos caían como la lluvia que nos les dejó tocar frente al Papa Francisco en Río de Janeiro. Ahora, cuatro años después, llora de alegría ante la idea de volar a Roma. 

Junto a la Orquesta Maré do Amanha, nacida dentro de un plan social fundado en 2010 en una de las favelas más violentas de Brasil, esta violonchelista de 18 años tocará el próximo sábado en el Vaticano.

Una justa recompensa luego de haberse perdido a última hora las Jornadas Mundiales de la Juventud en Brasil. Estaba previsto que la orquesta actuara ante el papa a los pies del célebre Cristo Redentor en julio de 2013, pero el mal clima terminó ahogándoles el sueño.

Músicos de las favelas cumplirán su sueño de tocar para el papa Francisco

“Nos quedamos muy tristes porque habíamos preparado una obra particular para él. Es muy significante ver que todos nuestros esfuerzos se encuentran siendo recompensados cuatro años después”, se emociona esta mujer, cuyas rastas cubren la mitad del instrumento.

El sábado, estos 26 brasileños de entre 14 y 19 años cumplirán finalmente su sueños de tocar frente a Francisco por la llegada de “El tren de los niños” al Vaticano. Entre el público habrá 400 jóvenes procedentes de las regiones de Italia afectadas recientemente por devastadores terremotos.

A 10.000 kilómetros de allí, en el Complejo da Maré, la tierra no tiembla, aunque los intercambios de tiros marcan el compás de vida de sus habitantes, rehenes de la guerra entre narcotraficantes y de las fuertes intervenciones policiales que se multiplican estas últimas semanas.

De acuerdo con la ONG local Redes de Maré, hubo 18 muertes violentas de enero a abril en este conjunto de favelas que albergan 140.000 habitantes cerca del aeropuerto internacional de Río, una más que todo el año 2016.

[pullquote]El sábado, estos 26 brasileños de entre 14 y 19 años cumplirán finalmente su sueños de tocar frente a Francisco[/pullquote]

Este lunes los jóvenes de la orquesta subieron al Corcovado, donde debieron haber tocado ante el papa hace cuatro años, a fin de participar en una misa en la vísperas de su viaje, aunque faltaron dos. No pudieron salir de casa por culpa del tiroteo desencadenado durante una operación de las fuerzas se seguridad.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *