Narcodemocracia: Una red que continúa creciendo a pasos agigantados

195

Aunque la definición de narcodemocracia aún no está muy clara, la inclinación a pensar que es algo perjudicial o dañino para la sociedad es lo que impera en aquellos que tratan de explicarlo.

Según el analista legislativo y de temas religiosos, Guillermo Gazanini, es un proceso electoral que está marcado por resentimientos, guerra sucia y descréditos en vez de propuestas factibles y específicas que lleven al camino del orden, la paz y la seguridad.

El analista aseguró en su columna, que desde que se comenzó a escuchar este término han asesinado a más de 110 políticos y hubo cerca de 380 agresiones contra quienes están de lleno en el mundo de la política.

“El poder del crimen es tal que es capaz de desmantelar a las instituciones para imponer su mandato violento”.

 

Vea también: Narco-democracia, o el rol del narcotráfico en la democracia

En México la narcodemocracia se apoderó de varios estados

Esta tendencia se observó en México, sobre todo en las entidades con mayor pobreza a causa de la corrupción. En el estado de Guerrero, por ejemplo, se registraron más de 24 políticos asesinados.

Gazanini describió este estado como un territorio dividido por grupos delictivos que dominan la zona y, además, rivaliza con la autoridad.

“La narcopolítica es la forma de legitimar ese poder ilegal. La violencia se constituye como método político deformador de la democracia, el miedo, recurso paralizante para el cual no parece haber medicina efectiva”.

Para el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío Díaz, la delincuencia fue aumentando de manera preocupante que terminó por penetrar quedándose con ciertas partes del Estado.

Asimismo, mientras el Estado  se debilitaba más, el poder del narco “ocupó el vacío para tener este monopolio al punto del control electoral”.

La preocupación de los analistas y funcionarios del Estado fue que, antes del 1 de julio, los ciudadanos que habitan las regiones controladas por estos grupos no sabían por quién votar ni cuáles son sus intereses.

“Una cosa es clara, la ausencia del Gobierno puso en charola de plata el poder para placer de grupos que apuntalan una lesiva narcodemocracia. Esto podría asestar golpes igual de duros después de saber a quienes favoreció el voto popular”, comentó el ministro.