Nativos americanos celebraron 32° edición de Taos Pow Wow

178

Nuevo México.- Durante tres días, los nativos americanos viajaron a Nuevo México para celebrar una nueva edición del conocido concurso de danza.

Anualmente, indígenas provenientes de distintas tribus se reúnen para realizar un concurso de baile conocido como el Taos Pow Wow. Este año, el encuentro se realizó en el Pueblo de Taos, ubicado en Nuevo México, donde los nativos americanos mostraron sus mejores vestuarios y dieron todo de sí en la competencia.

El encuentro se realizó durante tres días en los que se contabilizaron alrededor de 15 grupos de percusiones.

Esta competencia no solamente sirve para unirse como comunidad, sino que también los nativos suelen compartir participando en diversos juegos, cantos, ceremonias que solían realizarse para celebrar la cosecha o casería, entre otras actividades que implican sus trajes y comidas típicas de la región de la que provienen.

Una vez más, el Pueblo de Taos fue sede para el concurso anual entre indígenas americanos. La Unesco declaró desde hace años esta zona como Patrimonio de la Humanidad debido al valor histórico y arqueológico que tiene.

Este pueblo tiene alrededor de 1000 años de antigüedad, sus residencias suelen ser de adobe marrón rojizo, y lo más llamativo es que sus estructuras primitivas no han cambiado mucho desde su creación y que su comunidad se mantiene aferrada a su ancestral identidad.

Los Tihuas es el nombre de la tribu pueblo nativa que habita este sector.

Sobre el evento, Richard Archuleta indicó que “el término ‘pow wow’ proviene de la nación algonquina de los Bosques del Este, que significa ‘una reunión de líderes espirituales’”. Comúnmente en Europa se refiere a  “cualquier gran reunión de indios”, pero  “ahora es un nombre usado a menudo para las celebraciones indias”, comentó el organizador.

Para Archuleta, organizar el evento durante tantos años ha sido todo un reto, especialmente porque ha ido “aprendiendo cómo hacer que las cosas sucedan”, pero también se siente realmente orgulloso al momento que ve a los nativos americanos provenientes de distintas tribus bailando durante este encuentro.

Los bailarines y grupos de tambores presentes en esta competencia son algunos de los que participan por un premio especial. Este año fue en efectivo y se ofreció más de 40 mil dólares al ganador. Los nativos tenían la oportunidad de participar en varias categorías de acuerdo al estilo en el que quisieran competir.