Nativos resisten presión de terratenientes en Argentina

120

Argentina.- Poblaciones nativas de Santiago del Estero participaron en un acto convocado por el Comité de Solidaridad Internacionalista en la ciudad de Zaragoza (España), con el propósito de exponer los lineamientos de la lucha que desde hace más de veinticinco años mantienen nueve mil familias agrupadas en el Movimiento Campesino Santiago del Estero.

En este sentido y según reseña el portal de Telesur, los integrantes de las poblaciones originarias se han venido enfrentando contra el desalojo sosegado por parte de terratenientes y grandes compañías industriales, que se encuentran extendiendo el monocultivo de la soja transgénica en estos espacios.

Deolinda Carrizo, integrante del Movimiento Campesino Santiago del Estero indicó que para las comunidades nativas resulta dificultoso disponer de una constancia de propiedad; sin embargo, “un papel no da derecho a destruir el ecosistema”, dijo.

Santiago del Estero es una zona semidesértica, una provincia situada al noreste de Argentina que integra el Gran Chaco, y a la que a inicios de los años noventa comenzaron a ingresar propietarios de grandes lotes de terrenos de los que hasta entonces, nadie había escuchado referencia.

Los denominados “terratenientes”, incrementaron el proceso de conquista y ocupación de tierras iniciado en el período de la dictadura (ahora para establecer el monocultivo de la soja) y el apartamiento o destierro de las comunidades originarias de la zona. “No sabemos de dónde surgían los títulos de propiedad, algunos eran adeudos y compromisos que habían concluido en el juzgado”, señaló Carrizo.

Tal y como lo reseña el mencionado portal, el proceso, promovido por “los terratenientes” y debido a “la necesidad de conquistar las zonas de la nación que habían sido desatendidas para el progreso”, se intensificó  el proceso de ocupación desde el año 1996, con la libertad y permisión para sembrar en Argentina soja transgénica que actualmente es, de manera evidente, un monocultivo.

Por otro lado, la administración de Mauricio Macri, ha suprimido los impuestos que se imponían a la exportación de soja (igual que los del maíz y los productos mineros) y ha eliminado el límite del veinte por ciento de la propiedad de la tierra al que podían acceder los inversionistas extranjeros.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *