Pueblos Originarios

Nativos venezolanos recuperaron la piedra Abuela Kueka luego de 20 años

La roca se encuentra en Berlín y será repatriada al Parque Nacional Canaima

Este viernes doce chamanes del pueblo nativo pemón de Venezuela realizaron en el parque Tiergarden de Berlín, un ritual de sanación a la piedra Abuela Kueka antes de repatriarla al Parque Nacional Canaima, en el estado Bolívar.

El ministro para la Cultura de Venezuela, Ernesto Villegas, lo informó a través de su cuenta en Twitter, junto a un video que muestra el ritual de sanación que realizaron los nativos venezolanos en Alemania.

De igual manera el Canciller venezolano Jorge Arreaza, informo acerca de la repatriación en Twitter

“Con este ritual Pemón de sanación en Berlín, comienza la repatriación definitiva de la Abuela Kueka, piedra sagrada, patrimonio cultural, robada de su lugar original. Así el Presidente @NicolasMaduro cumple con nuestros pueblos y con el compromiso del Comandante Chávez”, publicó.

Hace 20 años la piedra de Jaspe de unas 30 toneladas, considerada sagrada por los pueblos originarios venezolano, fue sustraída del Parque Nacional Canaima de forma irregular durante el Gobierno del expresidente Rafael Caldera.

El ministro de Ambiente para ese momento, Héctor Hernández Mujica, entregó la piedra como una “donación” al escultor alemán Wolfgang Kraker von Schwarzenfeld, para formar parte de la exposición Global Stone.

piedra

Von Schwarzenfeld talló la roca y la modificó para exhibirla en el parque Tiergarden de Berlín, junto a otras rocas.

El proceso de repatriación de la piedra sagrada

Al respecto, en el año 2000, el Instituto del Patrimonio Cultural comenzó a gestionar los trámites a través del Ministerio para Relaciones Exteriores  para regresar la roca a Venezuela. 

Desde 2010 el Gobierno de Venezuela, a través de la Cancillería, solicitó a Alemania la devolución de la piedra, por lo que el mes pasado una delegación venezolana sostuvo un encuentro en la Unesco para solicitar el retorno de la roca. 

Al respecto, la Unesco siempre ha estado de acuerdo con que la piedra sagrada regrese a la Gran Sabana.

Esta piedra que representa para los nativos a una persona convertida en piedra, recibió el reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como Patrimonio Natural de la Humanidad en 1994.

Por su parte, los pemones afirman que la ausencia de la piedra Abuela Kueka en su hábitat natural es la causa de los desastres naturales y el desequilibrio de la madre tierra.

Asimismo explicaron que esta roca tiene una compañera también sagrada ubicada en el parque venezolano, las cuales según la cultural nativa del pueblo Pemón representan a sus abuelos protectores.

 

 

 

 

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Close